PadreTeo


Don Orione devoto de la Virgen del Buen Consejo

Buen Consejo La devoción a la Virgen del Buen Consejo ha ido marcando la historia de Don Orione y de la Congregación.

Autor: Flavio Peloso

Una devoción que Don Orione cultivó desde seminarista.
Junto a su altar, en Tortona, se consagró con Don Gaspar Goggi y consagró a los primeros muchachos del Oratorio.
Sus visitas al santuario de Genazzano y un episodio milagroso.
La Virgen del Buen Consejo patrona de Albania y de las comunidades orionistas de Elbasan y de Shiroka-Bardhaj.

Quien peregrine a Tortona y visite la ciudad tras los pasos de Don Orione, no puede dejar de hacer una parada en la catedral. Entrando, al fondo de la gran nave, a la izquierda hay un altar con un pequeño cuadro de la Virgen del Buen Consejo. Era un lugar muy querido por Don Orione, unido a la historia de la Pequeña Obra de la Divina Providencia.

“Cuando era seminarista – cuenta Don Orione – tenía como profesor de teología a un canónigo venerable, que enseñaba desde hacía muchos años, muy piadoso y muy culto, muy devoto además de la Virgen del Buen Consejo, de la que quiso un cuadro en la Escuela de Teología y en el descansillo del Seminario de Tortona. Difundió la devoción por todas las parroquias de la Diócesis enraizándola en sus alumnos. ¡Y escribió mucho sobre la Virgen! Cada año quería que se celebrase con devoción en la Catedral la solemnidad del Buen Consejo y nos contaba cómo la imagen había llegado desde Albania”.

(more…)

Anuncios

Foto de Don Orione, ora et labora

Posted in Don Orione,Espiritualidad,Pastoral por padreteo en 9 mayo, 2017
Tags: , , , ,

Ora et labora

Autor: Alessandro Belano

Publicado en: Don Orione oggi, n.5/2017

clip_image001Es el año 1938. Entre una inspección y otra, Don Orione se sienta en unos improvisados y poco confortables tablones. El disparo del fotógrafo lo inmortalizó en esta pose para él inusitada.

Don Orione cómodamente sentado. ¿Relax veraniego? No. ¿Una siesta después de la comida? Tampoco. La foto nos muestra al Fundador con ocasión de una visita suya a Corvino San Quirico, donde se está levantando el santuario dedicado a la Virgen de Caravaggio, deseado por la fe del canónigo Arturo Perduca y levantado con el trabajo de la Pequeña Obra. Es el año 1938. Entre una inspección y otra, Don Orione se sienta en unos improvisados y poco confortables tablones. El disparo del fotógrafo lo inmortaliza en esta postura para él inusitada. La mirada está absorta, el porte sereno. A su alrededor, el ruido de la hormigonera, el chillido de las carretillas, las voces de los empleados… Entre ellos, un grupo de seminaristas, los “peones de la Virgen”, como fueron llamados. Son cerca de cuarenta jóvenes que se alternan en el trabajo como mano de obra y que por la tarde vuelven al cercano Instituto de Montebello. Ora et labora, en un incesante ir y venir, imitando el ejemplo de su Fundador, a quien le gusta definirse como “el peón de la Providencia”, “el peón de la caridad”.

Su actividad tiene algo de increíble. Se repite que en la Congregación no hay lugar para los “frailes mosca”, es decir para los comodones o los aprovechados. Su estilo es eminentemente dinámico. Demuestra gran tenacidad en el trabajo y una alergia al cansancio que asombran. Enemigo declarado de cualquier tipo de ociosidad o pérdida de tiempo, un día manda quemar públicamente un sofá en el que ha visto sentados a algunos clérigos dispuestos a echar una siesta.

(more…)

Carolina Feltri, mamá de Don Orione

Apuntes de historia y de personalidad
Flavio Peloso

Carolina, mama de don orione Domingo Feltri y María Serafina Fagioli eran campesinos y, en los primeros años treinta del siglo XIX, como se acostumbraba entonces, cambiaron a menudo de alojamiento, de una casita a otra, en busca del lugar donde hubiese trabajo entre los ayuntamientos del Bajo Pavese y del Alejandrino, especialmente en Rivanazzano y en Casalnoceto. En 1832, se establecieron en el Caserío Piccagallo Bruciato.   El caserío Piccagallo era uno de los más antiguos de la comarca, con su planta cuadrangular típica de los caseríos padanos, en el centro un gran "corralón". Fue una antigua propiedad de los jesuitas, más tarde de los Marinetti (de quienes formaba parte el fundador del futurismo), de Urbano Rattazzi y actualmente de la familia Berri. La particularidad del caserío Piccagallo es que, todavía hoy, la mitad pertenece al Ayuntamiento de Castelnuovo Scrivia, mientras que la otra mitad, donde está la casa patronal, pertenece al Ayuntamiento de Pontecurone.

Domingo Feltri y María Serafina Facioli, se establecieron en el Caserío Piccagallo en 1832 y, al año siguiente, el 11 de diciembre de 1833, nace su hija Carolina, como resulta de los documentos del archivo parroquial de Castelnuovo. (1) Dado que las habitaciones de los campesinos estaban en el lado castelnovés del caserío, Carolina Feltri nace en Castelnuovo. En el bautismo se le impusieron los nombres de María Antonia Carolina. Después de ella nacieron sus hermanas Magdalena y Giuseppina.

Carolina, todavía jovencita, para ayudar a la economía familiar, asumió servicios de camarera. Y fue propiamente en estas circunstancias como encontró al joven Vittorio Orione con quien se casó diez años más tarde. (2) Don Orione mismo contó más de una vez las circunstancias del primer encuentro de sus padres. “Era por el año 1848 y pasaban por mi pueblo, Pontecurone, los soldados que iban a la guerra. Una tropa se paró en la zona habitada y algunos militares fueron a comer a un hostal donde mi madre hacía de camarera. Al ver a aquella muchacha que servía las mesas con soltura, algunos de aquellos soldados se permitieron decir alguna palabra un tanto ligera… Ella sin más soltó una torta al más cercano y callada siguió con su trabajo… La dijeron después que el golpeado se llamaba Vittorio D’Uriòn. Mi padre estuvo después de soldado. Volvió a Tortona, y fue a Pontecurone a ver si aquella camarera estaba aún libre, pensando entre sí: Aquella joven debe de tener la cabeza en su sitio”.  La intuición de Vittorio fue confirmada por los hechos porque Carolina no se había casado aún. Permanecieron como novios por un par de años y después, el 11 de febrero de 1858, en la Iglesia Colegiata de Santa María de la Asunción, se unieron en matrimonio. (3) De ellos nacerá Luis Orione el 23 de junio de 1872.

(more…)

Dos recuerdos sobre Don Gaetano Piccinini

Posted in Don Orione,Pastoral por padreteo en 24 marzo, 2017
Tags: , , , , ,

PICCININI, Don Gaetano: dos recuerdos de Aldo Buoncristiano

Autor: Giuseppe Vallauri

don picinini El alto funcionario del Ministerio del interior Aldo Buoncristiano recuerda dos contactos tenidos con Don Piccinini en referencia a la Obra de Monte Mario, en Roma, y el asilo de San Oreste en el Monte Soratte.

La referencia de un amigo y colaborador de la revista “Messaggi di Don Orione” nos ha hecho descubrir un libro de Aldo Buoncristiano (Roma 1918 – 2006), de título: Cinquant’anni nel Palazzo del Governo (Viminale), Noccioli Editore, 1998. Se trata de una anécdota de su largo servicio en el Ministerio del Interior, desde 1943 a 1984.

En las primeras páginas se habla de la Obra Don Orione y más específicamente de Don Gaetano Piccinini y de la colaboración entre ambos. Poco después de haber iniciado su encargo, Buoncristiano fue asignado, temporalmente, a la Prefectura de Roma, y en la tardía primavera de 1944, se le pidió que se ocupara de “una cierta entidad gestionada por un tal Don Valentín, que instalada entre dos palacios desde el de la juventud del Littorio hasta Monte Mario (Roma), asistía a cerca de 400 niños "a la desbandada" por la guerra”.  Corrían además voces de que los niños eran maltratados. Buoncristiano se fue a Monte Mario “en bicicleta” y no recibió una buena acogida por parte de Don Valentín: le ofreció su colaboración para encontrar una solución adecuada para todos esos muchachos, pero a la mañana siguiente Don Valentín “cargó todos sus víveres en un pequeño camión y huyó hacia el norte llevando consigo a cinco niños y sus sirvientes”.

(more…)

Últimos días de la vida de Don Orione

Posted in Don Orione,Pastoral por padreteo en 10 marzo, 2017
Tags: , , , ,

LA CRÓNICA DEL ADIÓS: los últimos días de vida de Don Orione

Autor: Flavio Peloso

Foto crónica del adios Don Orione durante la noche del 9 de febrero de 1940 sufrió un violento ataque de angina de pecho con sensación de sofoco. Don Camilo Bruno le llevó el “Viático” y después la “Unción de los enfermos”. Tras los socorros médicos inmediatos, sólo al día siguiente pudo ser declarado fuera de peligro. Se tomó la decisión de trasladarlo desde su fría habitación a la “sala del reloj”.

Prosiguen días de gran preocupación para sus repetidas crisis respiratorias y de angina de pecho. Los cohermanos y médicos se ponen de acuerdo en que lo más oportuno es un periodo de reposo en el suave clima de Sanremo. Pero, ¿cómo pedírselo?

Se encargan de ello el profesor Manai de Alessandria y el doctor Codevilla.

“He sabido que tienen dos casas en Sanremo. Es una Providencia, ¿sabe? Hay que ir a Sanremo para pasar allí alguna semana de convalecencia”.

“¡A Sanremo, no!”.

(more…)

Don Orione y su “empuje” ecuménico

Posted in Don Orione,Oración,Pastoral por padreteo en 8 marzo, 2017
Tags: , , ,

ECUMENISMO – Don Orione, un verdadero espíritu ecuménico

Autor: Don Flavio Peloso, Hermana María del Pilar

Relación presentada en el Encuentro Internacional “La cultura del encuentro a 50 años del Concilio”, Roma, 20 – 21 de enero de 2015.

EL EMPUJE ECUMÉNICO DE DON ORIONE

Ecumenismo He escrito la expresión “empuje ecuménico” para definir y presentar el ecumenismo de Don Orione por dos razones.

Primero: esta expresión está puesta en el artículo 8 de las actuales Constituciones de los Hijos de la Divina Providencia: “Es algo propio de nuestro Instituto el compromiso de rezar, trabajar y sacrificarnos para restablecer, en la Iglesia, la unidad despedazada y favorecer con cualquier medio aquel empuje ecuménico que el Espíritu ha suscitado en su Iglesia”.

Segundo: la expresión es muy adecuada para definir la actitud y la acción de Don Orione, visto desde su actuación concreta e histórica, en referencia a su compromiso ecuménico. Fue un impulso sincero, serio, un ímpetu del alma que lleva al movimiento, que ilumina con una mirada amplia hacia el futuro. De hecho, ese empuje ecuménico llevó a algunos pasos precisos y significativos, aunque sólo apuntados, señalados, dejados como tarea y como algo a recorrer por sus discípulos.

Ecumenismo” y “actitud ecuménica

En sentido propio, eclesial, significa en nuestro tiempo la percepción y consciencia de la división de los cristianos y la indivisible actitud de compromiso por la unidad, para responder a la voluntad y a la oración de Cristo “ut unum sint” (Jn 17).

(more…)

Manuel Caronti, visitador y benefactor de la Pequeña Obra

CARONTI Emanuele: Visitador y benefactor de la Pequeña Obra

Autor: Belano, Alessandro

20166211913584 El benedictino que supo dotar del aura canónica legal a la Pequeña Obra de la Divina Providencia, quedando a su vez conquistado por el espíritu y por los ejemplos de santidad de Don Orione de sus primeros hijos en los tiempos heroicos de la congregación. Fue él quien dictó la inscripción puesta en el sarcófago de Don Orione: «Aloisius Orione Sacerdos "Te Christus in pace".

Perfil biográfico

Figura bien conocida en los ambientes eclesiásticos, Giuseppe Caronti nace en Subiaco el 21 de diciembre de 1882. Con sólo 17 años es acogido entre los monjes benedictinos de la Abadía de Praglia (Pádua). Completó sus estudios superiores en el Ateneo Pontificio de San Anselmo de Roma, licenciándose en filosofía y teología. Con el estallido de la guerra es llamado al frente como capellán y le tocó compartir con los soldados la dureza de la prisión, mereciéndose la medalla de plata al valor militar.

Vuelto a la patria es llamado para guiar como abad la Abadía de Parma, necesitada de restauración. Allí permaneció durante dieciocho años, difundiendo los tesoros de su sabiduría. Es en este periodo en el que intensifica su apostolado litúrgico. Funda en 1914 la Revista Litúrgica, da vida en 1922 al Boletín Litúrgico, inicia la colección Piedad Litúrgica, organiza las “semanas litúrgicas”, publica el Misal Festivo y el Misal Cotidiano de los fieles.

(more…)

Don Zambarbieri, una perla en todos los aspectos

Posted in Don Orione,Pastoral por padreteo en 19 febrero, 2017
Tags: , ,

ZAMBARBIERI José (orionista): Una perla en todos los aspectos

Autor: Flavio Peloso

Zambarbieri Fue el 3º sucesor de Don Orione, después de Don Sterpi y de Don Pensa. De Don Orione fue también el secretario y de la Congregación superior general por 12 años.

En torno a Don Zambarbieri hay algo que va más allá del afecto y de la estima que se concreta en devoción, o en coloquio del alma que continúa en la oración.

Don Giuseppe Zambarbieri nació en Pecorara, en la diócesis de Bobbio, el 26.11.1914. Además de él, llegaron a sacerdotes también los hermanos Ángel, más tarde obispo de Guastalla, y Alberto también orionista. Siendo un joven bachiller entró en el Colegio de “San Jorge” de Novi Ligure; aquí encontró y quedó fascinado por Don Orione a quien después siguió y con quien intimó con filial devoción e inteligencia. Estuvo junto a él por un tiempo como laico, y le hizo de secretario y, como no, testigo de muchos secretos y santos ejemplos.

Se ordenó primero de sacerdote, en 1941, y después religioso, en 1943. El siervo de Dios, abad Manuel Caronti, visitador apostólico de la congregación dejó sobre el joven profeso Zambarbieri este retrato: “Alumno del San Jorge, se encontró con el Director, Don Orione, se llenó de cariño hacia él y se volvió enteramente de la Congregación. Piedad sincera, voluntad fuerte, humilde y recto en sus sentimientos, ingenio abierto y versátil. Puede ser para la Congregación un elemento precioso”. Y no se equivocó. Don Zambarbieri desempeñó de modo egregio todos los cargos que le fueron asignados en la Congregación; fue director de Novi Ligure y después del Pequeño Cottolengo de Milán. En 1958 fue elegido Vicario General de la Congregación, y sucesivamente, Superior General de 1963 a 1975.

(more…)

Don Orione recuerda la muerte de Don Bosco

Posted in Don Orione,Espiritualidad,Pastoral por padreteo en 6 febrero, 2017
Tags: , , , , ,

Texto traducido de: (Bosco, San Giovanni: Don Orione ricorda la sua morte a Valdocco)

Autor: Pietro Boccardo

Don Bosco Don Orione se encontraba en Valdocco cuando, la mañana del 31 de enero de 1888, murió Don Bosco. En una conversación con sus cohermanos recuerda el clima y los sentimientos de aquel acontecimiento.

Puedes leer también: "Noi saremo sempre amici"

El recuerdo de Don Orione presente en Valdocco el 31 de enero de 1888

La era científica y tecnológica de la edad posmoderna trata por todos los medios de exorcizar la realidad de la muerte, que inútilmente se intenta dejar a un lado. W. Nigg, en una breve publicación cuyo título es "La muerte de los justos. Del miedo a la esperanza", repasa sucintamente la muerte de algunos santos de los que es un profundo conocedor. En la segunda parte esboza el momento cumbre de estos muertos tan diferentes y variados: la muerte "común" de Benedicto Labre, aquella consumada en la soledad de San Agustín, aquella cruenta de Juana de Arco y de Tomás Moro, aquella dura y angustiosa – pareciera hasta difícil de creer – de Catalina de Siena y de Bernadette Soubirous; o aquella tranquila de Benedetto de Norcia; y en fin aquella, llegada en el gozo, de Francisco de Asís. Y en este punto surge la pregunta: ¿Cómo murió Don Bosco?

Es conocido que desde febrero de 1884 en adelante va pasando de una enfermedad a otra; su fibra robustísima se va debilitando golpe a golpe, los dolores físicos van lacerando sus carnes; el calvario se hace cada vez más doloroso; aunque los jóvenes no lo advierten y le miran con admiración creciente cada vez que, aunque sea fugazmente, pueden acercarse a él, oírlo o escucharlo personalmente en el sacramento de la reconciliación.

(more…)

Pema a la Virgen María, en la fiesta del Pilar de Zaragoza

virgen-del-pilar

Como rosa que expande sus aromas
y perfuma el silencio;
como lirio que enciende sus colores
en medio de los valles;
como abrazo que llena de ternura
la soledad del hombre;
como rumor que afina sus arpegios
para la melodía de los astros;
así Santa María, la Virgen, nuestra Madre.

Porque Ella fue la Rosa de los Vientos
que venía a ser norte de todos los perdidos.
Porque Ella fue la voz de cercanías
que derrumbó las últimas murallas
de nuestros jericós envejecidos.
Y porque Ella fue y es Madre de todos,
empezando por ser la de Dios mismo
para que no quedase duda alguna
de su sin par excelsitud y de que
ni hubo ni habrá mujer que esté a su altura.

Su gracia y su hermosura
con ninguna muchacha es comparable
ni de Israel ni de nación alguna.
Era una criatura irrepetible.
Las estrellas se bañaban felices
en el profundo lago de sus ojos.
La inocencia absoluta
surcaba los espacios de su frente
con el candor de un sabio distraído.
Una clara sonrisa de luna sanjuanera
colgaba de sus labios
y los ángeles, locos de contento,
escoltaban sus mágicos andares
de princesa, al alcance de la mano. (more…)

Página siguiente »