PadreTeo


La espléndida aventura de un ciego feliz

Fray Ave María (Traducido de AVE MARÍA (fraile, venerable): La espléndida aventura de un ciego feliz).

Publicado también en: F. PELOSO, Frate Ave Maria. Lettere dall’eremo, Piemme, Casale Monferrato, 1996.

Para acercarnos a Fray Ave María a través de la lectura de sus escritos, es necesario conocer al menos los rasgos esenciales de su vida. En ella Dios ha pronunciado palabras simples y sorprendentes, exigentes y consoladoras, a veces severas pero siempre portadoras de elevación espiritual.

Será el propio Fray Ave María quien nos cuente algo de si mismo. Sus “Cartas desde el convento” contienen abundantes datos tanto de su aventura humana (acontecimientos, lugares, personas, ocupaciones, salud, carácter, problemas, hechos históricos y de sociedad, etc. y también de su aventura espiritual. Ambas fascinantes. Él siempre escribe “ex abundantia cordis” de lo que él vive, y comunica con sencillez, casi con ingenuidad tanto las pequeñas noticias de crónica cotidiana como sus pensamientos y afectos más íntimos, porque todo lo convertía en un argumento para la alabanza a la Divina Providencia.

Antes de “aquel día”: 1 de noviembre de 1912

César Pisano – éste es su nombre y apellido – nace en Pogli de Ortovero, pequeño pueblo en la llanura de Albenga (Savona), el 24 de febrero de 1900. Fue bautizado el 3 de marzo siguiente. (1)

Es el primero de cinco hijos, cuatro varones y una hembra, de una familia cristiana, robusta y trabajadora. El papá, César, panadero, vivió por mucho tiempo lejos del pueblo, emigrado a Sudamérica – lo seguirá después también el hermano Adolfo – para proveer de mejores condiciones a la familia. La ausencia del padre de la familia se hace sentir. Fray Ave María muchas veces le pedirá que vuelva a casa definitivamente. Le escribe en 1927: “Oh, querido papá, vuelve a la familia y no te alejes más, y díselo a los hermanos también, que vale más la paz que se respira en el seno de una familia cristiana que todas las riquezas del mundo”. (2)

La conducción de la familia gravita, de este modo, toda en su mamá Serafina: mujer fuerte, inteligente y sensible, ella se echa encima el cuidado de la familia con no pocos sacrificios. No se tienen muchas noticias de aquellos primeros años de César Pisano. En las cartas sin embargo encontramos que fue aquella sobria cotidianeidad sobre la que se fue tejiendo su personalidad: familia, escuela, Iglesia, juego, trabajo.

(more…)

Anuncios

Oración y compromiso

Posted in Actualidad,Espiritualidad,Oración,Pastoral por padreteo en 19 abril, 2016
Tags: , , ,

Por los refugiados

refugiados Dios de Misericordia,
te pedimos por todos los hombres, mujeres y niños
que han muerto después de haber dejado su tierra,
buscando una vida mejor.

Aunque muchas de sus tumbas no tienen nombre,
para ti cada uno es conocido, amado y predilecto.

Que jamás los olvidemos,
sino que honremos su sacrificio con obras más que con palabras.

Te confiamos a quienes han realizado este viaje,
afrontando el miedo, la incertidumbre y la humillación,
para alcanzar un lugar de seguridad y de esperanza.

Así como tú no abandonaste a tu Hijo
cuando José y María lo llevaron a un lugar seguro,
muéstrate cercano a estos hijos tuyos
a través de nuestra ternura y protección.
(more…)

Oración del Papa Francisco en la apertura de la puerta de la basílica de San Pedro

Apertura jubileo
Oremos…
Oh Dios, que revelas tu omnipotencia
sobre todo con la misericordia y el perdón,
dónanos vivir un año de gracia,
tiempo propicio para amarte a Ti y a los hermanos
en la alegría del Evangelio.
Sigue efundiendo sobre nosotros tu Santo Espíritu,
para que no nos cansemos de dirigir con confianza
la mirada a aquel que hemos traspasado,
a tu Hijo hecho hombre,
rostro resplandeciente de tu infinita misericordia,
refugio seguro para todos nosotros pecadores,
necesitados de perdón y de paz,
de la verdad que libera y salva.
Él es la Puerta, a través de la cual venimos a ti,
manantial inextinguible de consolación para todos,
belleza que no conoce ocaso,
alegría perfecta en la vida sin fin.
Interceda por nosotros la Virgen Inmaculada,
primer y resplandeciente fruto de la victoria pascual,
aurora luminosa de los cielos nuevos y de la tierra nueva,
puerto feliz de nuestra peregrinación terrenal.
A ti, Padre Santo,
a tu Hijo, nuestro Redentor,
al Espíritu Santo, el Consolador,
todo honor y gloria en los siglos de los siglos». Amén

Oración de fin de año

Posted in Espiritualidad,Oración,Pastoral por padreteo en 30 diciembre, 2014
Tags: , , ,

Gracias Señor Señor, Dios…
Dueño del tiempo y de la eternidad.
Tuyo es el hoy y el mañana, el pasado y el futuro.
Al terminar este año quiero darte gracias,
por todo aquello que recibí de TI.
Gracias por la vida y el amor, por las flores,
el aire y el sol, por la alegría y el dolor,
por cuanto fue posible y por lo que no pudo ser.
Te ofrezco cuanto hice en este año.
El trabajo que pude realizar,
las cosas que pasaron por mis manos,
y lo que con ellas pude construir.
Te presento a las personas que a lo largo de estos meses amé,
las amistades nuevas y los antiguos amores,
los más cercanos a mí,
y los que están más lejos, los que me dieron su mano,
y aquellos a los que pude ayudar.
Con los que compartí la vida,  el trabajo, el dolor y la alegría.
Pero también, Señor hoy quiero pedirte perdón.
Perdón por el tiempo perdido, por el dinero mal gastado.
Por la palabra inútil y el amor desperdiciado.
Perdón por las obras vacías y por el trabajo mal hecho.
Y perdón por vivir sin entusiasmo.
También por la oración, que poco a poco,
fui aplazando y que hasta ahora vengo a presentarte.
Por todos mis olvidos, descuidos y silencios nuevamente.
Te pido perdón.

(more…)

Oración para descubrir al otro

Posted in Buenas Noticias,Oración,Pastoral por padreteo en 16 noviembre, 2014
Tags: , ,

PERSONAS-NIÑOS-22 Señor: enséñame a ver detrás de cada palabra, de cada hermano, alguien  que se esconde, que posee la misma profundidad o mayor que la mía, con sus sufrimientos y sus alegrías, alguien que tiene vergüenza, a veces, de mostrarse tal cual es: que no le gusta mostrarse ante los demás  por timidez o porque…quizá lo que mostró una vez fue lo mismo que nada.

Señor: hazme descubrir detrás de cada rostro en el fondo de cada mirada, un hermano, semejante a Ti y, al mismo tiempo, completamente distinto de todos los otros.

Quiero, Señor, tratar a cada uno a su manera, como Tú lo hiciste con la Samaritana, con Nicodemo, con Pedro… como lo haces conmigo.

Quiero empezar hoy mismo a comprender a cada uno en su mundo, con sus ideales, con sus virtudes y debilidades, también, ¿por qué no?… ¡con sus “manías”! (more…)

Mensaje del Papa en el V centenario de Sta Teresa de Jesús

Sta Teresa de JesúsMensaje del Papa Francisco para el V Centenario del Nacimiento de Santa Teresa de Jesús y Año Jubilar Teresiano 2014-2015

A Monseñor Jesús García Burillo, Obispo de Ávila Querido Hermano:

El 28 de marzo de 1515 nació en Ávila una niña que con el tiempo sería conocida como santa Teresa de Jesús. Al acercarse el quinto centenario de su nacimiento, vuelvo la mirada a esa ciudad para dar gracias a Dios por el don de esta gran mujer y animar a los fieles de la querida diócesis abulense y a todos los españoles a conocer la historia de esa insigne fundadora, así como a leer sus libros, que, junto con sus hijas en los numerosos Carmelos esparcidos por el mundo, nos siguen diciendo quién y cómo fue la Madre Teresa y qué puede enseñarnos a los hombres y mujeres de hoy. En la escuela de la santa andariega aprendemos a ser peregrinos. La imagen del camino puede sintetizar muy bien la lección de su vida y de su obra. Ella entendió su vida como camino de perfección por el que Dios conduce al hombre, morada tras morada, hasta Él y, al mismo tiempo, lo pone en marcha hacia los hombres. ¿Por qué caminos quiere llevarnos el Señor tras las huellas y de la mano de santa Teresa? Quisiera recordar cuatro que me hacen mucho bien: el camino de la alegría, de la oración, de la fraternidad y del propio tiempo. Teresa de Jesús invita a sus monjas a «andar alegres sirviendo» (Camino 18,5). La verdadera santidad es alegría, porque “un santo triste es un triste santo”. Los santos, antes que héroes esforzados, son fruto de la gracia de Dios a los hombres. Cada santo nos manifiesta un rasgo del multiforme rostro de Dios. En santa Teresa contemplamos al Dios que, siendo «soberana Majestad, eterna Sabiduría» (Poesía 2), se revela cercano y compañero, que tiene sus delicias en conversar con los hombres: Dios se alegra con nosotros. Y, de sentir su amor, le nacía a la Santa una alegría contagiosa que no podía disimular y que transmitía a su alrededor. Esta alegría es un camino que hay que andar toda la vida. No es instantánea, superficial, bullanguera. Hay que procurarla ya «a los principios» (Vida 13,l). (more…)

Oración y silencio

Posted in Espiritualidad,Oración por padreteo en 1 octubre, 2014
Tags: , ,

Dios, silencioNuestras oraciones son palabras dirigidas al silencio de Dios, al silencio que es Dios para nuestros oídos, nuestra razón y nuestros sentimientos. Y aunque no faltan los momentos en que, a la oración dirigida a Dios, le siguen gratos sentimientos de sosiego, paz y gozo; y aunque la oración nos devuelve a veces luminosas ideas sobre Dios y hasta certezas aparentes de su presencia, en seguida percibimos que estos sentimientos, que pueden acompañar o seguir a nuestras plegarias, no son Dios, ni su respuesta a nuestro profundo deseo de descubrir su Presencia y de encontrarnos con Él… Aceptar el silencio de Dios como destino de las palabras de nuestra oración es la condición para no confundir a Dios con lo que no es y progresar hacia la unión con Él, meta de toda vida de oración”

Juan de Dios Martín Velasco

Las posturas corporales en la oración

ALABARHay ciertos gestos que todos los seres humanos tenemos. Gestos que encontramos en todas las edades, en todas las culturas. Instintivos. Estás alegre y sonríes, o muy alegre y elevas los brazos al cielo, te ríes, "saltas de alegría". Estás asombrado y abres la boca o los ojos. Te asustas y te cubres la boca con las manos o te llevas las manos a la cabeza.

Está demostrado que ciertas posturas corporales modifican los niveles hormonales; esto incide sobre la fisiología y la psicología. Y este descubrimiento ha sido usado por psicólogos y pedagogos para ayudar a las personas a aumentar la seguridad personal, a serenarse, etc. Prueba a ponerte de pié con las manos sobre la cintura durante dos minutos: te sentirás más fuerte. Prueba a alzar los brazos y la mirada: te sentirás triunfante. Siéntate, cruza los brazos, encoge los hombros y agacha la cabeza: te sentirás más débil.

La postura de la Santa Sede y de San Ignacio de Loyola

En la oración habrás adoptado posturas corporales que de inmediato adviertes que te ayudan a rezar mejor. El documento de la Congregación para la doctrina de la fe sobre la oración, entonces encabezada por el Card. Ratzinger dice: "La experiencia humana demuestra que la posición y la actitud del cuerpo no dejan de tener influencia sobre el recogimiento y la disposición del espíritu". (OF 26)

En el libro de ejercicios espirituales, número 76, San Ignacio escribe: "entrar en la contemplación, quándo de rodillas, quándo prostrado en tierra, quándo supino rostro arriba, quándo asentado, quándo en pie, andando siempre a buscar lo que quiero. En dos cosas advertiremos: la primera es, que si hallo lo que quiero de rodillas, no pasaré adelante, y si prostrado, asimismo, etc.; la segunda, en el punto en el qual hallare lo que quiero, ahí me reposaré, sin tener ansia de pasar adelante, hasta que me satisfaga."

La frase clave de este párrafo de San Ignacio es: "andando siempre a buscar lo que quiero". Las posturas corporales tienen un valor relativo: he de usarlas en tanto cuanto me ayuden al recogimiento y se conformen y orienten a la finalidad de la oración cristiana. ¿Qué es lo que quiero en la oración? Estar con Dios y sólo con Dios, encontrarme con Él, alabarle, mostrarle afectos de gratitud, confianza, reparar por mis pecados…; aprender de Él, escucharle, pedirle ayuda… Para ello, puesto que es toda la persona la que ora, podemos ayudarnos del cuerpo y expresarnos con el cuerpo.

"Esta necesidad de asociar los sentidos a la oración interior responde a una exigencia de nuestra naturaleza humana. Somos cuerpo y espíritu, y experimentamos la necesidad de traducir exteriormente nuestros sentimientos. Es necesario rezar con todo nuestro ser para dar a nuestra súplica todo el poder posible." Catecismo 2702.

"Esta necesidad responde también a una exigencia divina. Dios busca adoradores en espíritu y en verdad, y, por consiguiente, la oración que brota viva desde las profundidades del alma. También reclama una expresión exterior que asocia el cuerpo a la oración interior, porque esta expresión corporal es signo del homenaje perfecto al que Dios tiene derecho." Catecismo 2703.

Advertencias sobre las posturas en la oración

Es importante que no construyamos la casa sobre arena sino sobre roca. Sobre la roca de la autenticidad, de la sinceridad en la búsqueda de Dios y no de nosotros mismos. Estamos hablando de posturas que ayudan, que buscan preparar y disponer una actitud del corazón. No de "poses" que sólo alimentan la vanidad. Una vanidad y un orgullo espirituales cuyo riesgo mayor no estaría en el deseo de ser vistos y bien considerados por los demás, sino en la sutil complacencia en la consideración de la propia vida espiritual, de la propia "bondad" en la que el alma poco humilde se recrea.

Existe también la sensualidad espiritual. Alguien podría fomentar entonces gestos que buscarían la satisfacción de la propia sensibilidad más que, de nuevo, la expresión profunda y cálida del amor a Dios.

Dicho esto, recordemos cuánto agradaron a Jesús los gestos de amor. Cómo permitió a Juan recostarse sobre su pecho, a María de Betania ungirle con perfume, a la pecadora lavarle los pies con sus lágrimas.En la Santa Misa tenemos la oportunidad de reproducir espiritual y comunitariamente aquellas mismas experiencias.

¿Cuál es la mejor postura en la oración?

En la oración personal no hay posturas establecidas, cada uno debe ver lo que más le ayude a buscar y obtener lo que quiere. Es importante que al hacer oración en lugares públicos seamos discretos en nuestras posturas para no distraer o incomodar a los demás. Las posturas corporales más comunes en la oración se han incorporado casi todas a la Liturgia de la Iglesia y son las siguientes:

Sentado: Expresa una actitud de escucha. Siéntate y descansa la espalda en el respaldo, con una postura recta, alerta. Los pies juntos y bien apoyados en el suelo.

De pie, con los talones juntos y las puntas un poco separadas para dar estabilidad. Esta postura manifiesta respeto y atención; es como decirle a Dios con la postura del cuerpo: "aquí estoy ante ti, presente; habla que tu siervo escucha".

De rodillas, sobre el piso o en un reclinatorio, indicando humildad y adoración. O arrodillado-sentado sobre un banquillo que se pone encima de las pantorrillas o simplemente sentado sobre los talones un poco abiertos, con las manos descansando sobre el regazo.

Postrado: Con todo el cuerpo boca abajo y la cabeza sobre las manos. O bien, con el cuerpo en forma de arco y la cabeza descansando sobre las manos colocadas en el suelo.

Los brazos: Es la postura del orante que encontramos en las catacumbas de Santa Priscila, con los brazos abiertos, en forma de cáliz. Esta postura indica adoración, súplica, receptividad.

Las manos: Pueden ponerse juntas tocando los labios. Cuando estás sentado, las manos pueden estar sobre los muslos o las rodillas, en reposo; o bien, volteadas hacia arriba, todavía apoyadas sobre las piernas, con el gesto del mendigo, con el gesto de abandono de quien todo necesita recibirlo, pero también a su vez todo lo ofrece, en radical disponibilidad, porque no se posee.

Los ojos: Con una mirada que corresponda a la imagen que se está contemplando (compasiva si contemplas a Cristo crucificado, de ternura si miras a María con Jesús en sus brazos, de gratitud si contemplas la última cena, etc.) Ayuda mucho al recogimiento tener los ojos cerrados o semicerrados si se tiene problema de sueño. También puedes mirar al cielo en algunos momentos.

(Padre Evaristo Sada en www.la-oración.com)

Una fontana fluía

Posted in Cultura,Espiritualidad,Imagen y pensamiento,Literatura,Poesía por padreteo en 23 marzo, 2014
Tags: , , , ,
Fontana
 
 
 
Anoche cuando dormía
soñé ¡bendita ilusión!
que una fontana fluía
dentro de mi corazón.
Dí: ¿por qué acequia escondida,
agua, vienes hasta mí,
manantial de nueva vida
en donde nunca bebí?

Anoche cuando dormía
soñé ¡bendita ilusión!
que una colmena tenía
dentro de mi corazón;
y las doradas abejas
iban fabricando en él,
con las amarguras viejas,
blanca cera y dulce miel.

Anoche cuando dormía
soñé ¡bendita ilusión!
que un ardiente sol lucía
dentro de mi corazón.
Era ardiente porque daba
calores de rojo hogar,
y era sol porque alumbraba
y porque hacía llorar.

Anoche cuando dormía
soñé ¡bendita ilusión!
que era Dios lo que tenía
dentro de mi corazón.

Antonio Machado

Orar

Posted in Calidad,Espiritualidad,Oración,Pastoral por padreteo en 12 marzo, 2014
Tags: , , ,

orarOrar es entrar en sintonía con Dios. Hay muchas maneras de hacerlo, y no se puede decir que ésta sea mejor que aquélla. Hay oraciones individuales y comunitarias, basadas en fórmulas hechas y espontáneas, cantadas y recitadas. Los salmos, por ejemplo, son oraciones poéticas, de las que casi un centenar expresan lamentación y/o denuncia, y otras cincuenta, alabanza. Los occidentales tenemos dificultad para orar debido a nuestro racionalismo. En general, quedamos en el umbral de la puerta, entregados a la oración que se apoya en los sentidos (música, danza, mirar vitrales o paisajes, etc.) o en la razón (fórmulas, lecturas, reflexiones, etc.). Orar es entrar en relación de amor. Como sucede en una pareja, hay niveles de profundización entre el fiel y Dios. Unos oran como el enamorado que le habla al oído a la enamorada. Como si Dios fuera sordo y distraído. Se parecen a esa tía que llama y habla tanto, tanto, que mi madre suelta el teléfono, sirve la comida y regresa, sin que su ausencia haya sido notada.

Jesús sugirió no multiplicar las palabras. Dios conoce nuestros anhelos y necesidades. El mismo Jesús, según cuenta el evangelio, prefería retirarse a lugares solitarios para entrar en oración. “Jesús se retiró a la montaña para orar. Y pasó toda la noche en oración a Dios” (Lucas 6,12). En la oración es necesario entregarse a Dios. Dejar que él ore en nosotros. Si tenemos resistencia a la oración es porque muchas veces tememos las exigencias de conversión que ella encierra. Ponerse ante Dios es ponerse ante uno mismo. Como en un espejo, al orar vemos nuestro verdadero perfil, los dobleces del egoísmo realzados, congojas acumuladas, envidia enraizada, apegos anquilosados… De ahí la tendencia a no orar o a hacer oraciones que no lleguen a mostrar el reverso de nuestra subjetividad.

(more…)

Página siguiente »