PadreTeo


Te diré mi amor, Rey mío

Posted in Espiritualidad,Imagen y pensamiento,Oración,Pastoral por padreteo en 25 diciembre, 2012
Tags: , , ,

natividadTe diré mi amor, Rey mío,
en la quietud de la tarde,
cuando se cierran los ojos
y los corazones se abren.

Te diré mi amor, Rey mío,
con una mirada suave,
te lo diré contemplando
tu cuerpo que en pajas yace.

Te diré mi amor, Rey mío,
adorándote en la carne,
te lo diré con mis besos,
quizás con gotas de sangre.

Te diré mi amor, Rey mío,
con los hombres y los ángeles,
con el aliento del cielo
que espiran los animales.

Te diré mi amor, Rey mío,
con el amor de tu Madre,
con los labios de tu Esposa
y con la fe de tus mártires.

Te diré mi amor, Rey mío,
¡oh Dios del amor más grande!
¡Bendito en la Trinidad,
que has venido a nuestro Valle! Amén.

(Himno liturgia de las horas)

Anuncios

Navidad: personajes, liturgia, actitudes

(Tomado de Ecclesia.es)

LOS PERSONAJES DEL NAVIDAD

pesebre

1.- JESÚS, el hijo de Dios, el hijo de mujer.  Es niño recién nacido, envuelto en pañales y reclinado en un pesebre. Es niño anunciado por los ángeles, adorado por los pastores, buscado, adorado u obsequiado por los magos, odiado y perseguido con sangre inocente por Herodes, tomado en brazos y reconocido por los ancianos Simeón y Ana. Es el hijo de Dios hecho carne. Es el hijo de María, alumbrado de sus purísimas entrañas y acostado por ella, acompañada y servida siempre por José, en el pesebre. Es la gran gloria de Dios en la mayor de las precariedades humanas. «Lo esperaban poderoso y un pesebre fue su cuna; lo esperaban rey de reyes y servir fue su reinar».

2.- MARÍA DE NAZARET, la Madre de Jesús. Es la Madre de Dios. Es Madre de Cristo total. Ella es la Mujer creyente que llevó a Jesús en su seno y lo dio a luz virginalmente y lo recostó entre pañales. Ella es figura de la comunidad de los creyentes, dando testimonio de Cristo en la historia y engendrando en su seno a los hombres de la nueva creación. El «sí» de María floreció en Belén en la Palabra; su «hágase» de la anunciación fue el fruto bendito de la natividad, mientras Ella, madre y modelo del pueblo creyente, seguía peregrinando en la fe y «conservando todas estas cosas y meditándolas en su corazón».

3.- JOSÉ DE NAZARET, el esposo de María, el padre adoptivo de Jesús. Siempre fiel, silente y obediente. Siempre abierto a la providencia de Dios y de los hombres. Siempre discreto y en segundo plano. Siempre necesario e imprescindible. Es el José que sube con su grávida esposa María hasta Belén; el José que acuna al niño; el José que recibe a los pastores y a los magos de Oriente; el José que se pone en marcha y en camino cuando Herodes buscaba al niño para hacerlo desaparecer. Navidad es tiempo también excepcional para escuchar, en el silencio y en la admiración, el «sí» de José. (more…)

Decálogo para una Navidad creyente

Posted in Buenas Noticias,Pastoral por padreteo en 18 diciembre, 2012
Tags: ,

(Por el Padre Javier Leoz en ecclesia.es)

  1. Vive con ENTUSIASMO estos días de Navidad: ¡Dios ha bajado a la tierra! Envía un SMS y pon: “Dios ha nacido: feliz Navidad”. Remite por tu correo electrónico felicitaciones pero con escenas religiosas.
  2. Exterioriza PUBLICAMENTE lo que crees y sientes: ¡Cristo ha nacido! Cuelga en el exterior de tu casa un símbolo cristiano. Portal de BelénAl mirar hacia  tu casa, algunos dirán, “ahí se nota que vive un cristiano”. Para recuperar la salud de la Navidad, en este Año de la Fe, hemos de posibilitar también la espiritual de cada uno.
  3. Tú, como Jesús, también te puedes hacer pequeño en estos días y ser la alegría de alguien. Visita algún enfermo, ejerce la caridad, ayuda en alguna residencia de ancianos
  4. Demuestra la ALEGRIA cristiana de estos días. No olvides cantar villancicos en la sobremesa de la nochebuena o siempre que tu familia esté reunida.
  5. Ilumina, además de tu interior, el exterior de tu domicilio. Dios, que está en ti, también habla a través de lo que tú haces o enmudece cuando no te atreves a hablar en su nombre.
  6. Que no falte el belén, o por lo menos la figura del Niño Jesús, en tu hogar. La imagen del Niño, en Navidad, es tan imprescindible como un balón en un partido de futbol. ¡Cuántos hay que juegan a la Navidad “sin el esférico de Jesús de Nazaret”!
  7. Participa en las celebraciones de tu parroquia. Ofrécete para los distintos ministerios. Tú, como los pastores, también puedes entregar algo de tu pan, leche o miel. Recuerda que, una fe sin obras, es una fe muerta.
  8. ADORA al Señor. Visita diferentes belenes instalados en parroquias, plazas o lugares públicos. Explica a tus pequeños, si los tienes, el sentido de la Navidad. Reza y bendice la mesa. No olvides que, el amor de Dios, también se manifiesta en aquellos bienes que pone a nuestra disposición.
  9. REZA con emoción contenida, ante la llegada de un Dios tan divino y humano. ¿Sirve algo una mesa en la que no se coma? ¿Sirven de algo unas navidades en las que no se rece? La oración es el fuego que mantiene cálido el Misterio de la Navidad. Sin oración, un pesebre, una belén…quedan huérfanos. Les falta el valor divino.
  10. FELICITA, con lenguaje y símbolos cristianos, el acontecimiento que es la razón y el ser de estos días: ¡DIOS HA NACIDO! ¡ALELUYA! Evita expresiones como “Felices Fiestas” o “Felices días”. Como cristianos, nuestro mensaje, ha de ser el siguiente: “Dios ha nacido; feliz Navidad” “Feliz Navidad y que Dios te bendiga.” ¿O no te atreves?

Pregón de una Navidad en medio de la crisis

Posted in Actualidad,Buenas Noticias,Pastoral por padreteo en 17 diciembre, 2012
Tags: , ,

Claves para vivir la verdad de la Navidad en medio de la crisis

  «– ¿Sabes la nueva?/– ¿Qué nueva?

– Sal de la cueva. Mira el cielo que se estrella.

Mira, mira aquella estrella tan clara.

– ¡Qué alegría, qué algazara! ¡Cómo rebrinca y retoza y alboroza!

– Mira cómo alarga un pico, de oro rico,

hasta hacer de él una espada relumbrada, que ordena:

– ¡Seguidme a mí! ¡Aquí, aquí está la prueba, siempre nueva, novedad de novedades y toda novedad, la Navidad! ».

Navidad, Virgen, Àngel y San JoséBuenas tardes,  amigos. «Alegría de nieve por los caminos. Todo espera la gracia del Biennacido». Mientras nuestros caminos castellanos trinan azules ilimitados y dorado y se visten de hielo, nieve y brumas y la sementera se incrusta en la tierra, en la campiña, como promesa de buena cosecha para el estío, nuestros caminos del alma se han de vestir de Adviento –de espera y de preparación- en la certeza de una nueva Navidad,  «novedad de novedades… Todo Navidad, la Navidad».

Hace ahora un año exacto, en su mensaje para la Jornada Mundial de Oración por la Paz, del 1 de enero, el Papa Benedicto XVI aludió, una vez más, a la actual situación de crisis que flagela a Occidente y en especial a Europa. «Es verdad –afirmaba– que en el año que termina ha aumentado el sentimiento de frustración por la crisis que agobia a la sociedad, al mundo del trabajo y la economía; una crisis cuyas raíces son sobre todo culturales y antropológicas. Parece como si un manto de oscuridad hubiera descendido sobre nuestro tiempo y no dejara ver con claridad la luz del día».

Estas palabras, queridos amigos, un año después, no solo no han perdido vigencia, sino que su actualidad, dramática actualidad, se ha visto incrementada. En efecto, «parece como si un manto de oscuridad hubiera descendido sobre nuestro tiempo y no dejara ver con claridad la luz del día».

Precisamente en medio de la noche, en medio de la oscuridad, como nos dice la Palabra de Dios, irrumpió en la humanidad y ya para siempre la gran luz de Jesucristo con su humilde y gloriosa Natividad. La luz de Cristo es la única luz verdadera que alumbra y salva al mundo de ayer, hoy y siempre. Y en esta hora de crisis que no solo se cesa sino que agranda y proyecta negras sombras sobre nuestros horizontes, es más necesario que nunca reencontrar esa luz, esa salvación.

Hace también un año, el 7 de diciembre de 2011, al iluminar telemáticamente el árbol de Navidad más grande del mundo, situado en la localidad italiana de Gubbio, íntimamente relacionada con San Francisco de Asís, el creador, en tantas otras cosas, del Belén, el Papa Benedicto XVI expresó tres deseos.  En el segundo de ellos, se refirió a que las luces decorativas de estas jornadas navideñas han de recordarnos que «también nosotros necesitamos una luz que ilumine el camino de nuestra vida y nos de esperanza, especialmente en esta época». Y «esa luz –prosiguió– es el Niño Dios que contemplamos en la Navidad santa, en un pobre y humilde pesebre, porque es el Señor que se acerca a cada uno de nosotros y pide que lo acojamos nuevamente en nuestra vida», que lo queramos, que confiemos en Él y «sintamos su presencia que nos acompaña, nos sostiene y nos ayuda». (more…)

Para vivir el adviento con hondura

Posted in Espiritualidad,Pastoral por padreteo en 26 noviembre, 2012
Tags: , , ,

(Por Javier Leoz en revistaecclesia.com)

adviento-para-el-año-de-la-feRedescubrir la figura de María como testigo de la fe. No estaría nada de más potenciar el tiempo de adviento como semanas de especial culto a la Virgen María. La Vigilia de la Inmaculada, bien preparada y anunciada, puede ser un buen pregón de cómo queremos vivir el adviento y qué nos trae el adviento.

Presentar a Jesús como el punto final de todas las profecías y como centro de las próximas fiestas navideñas. Lo fundamental, del Misterio de la próxima Navidad, es que el Hijo de Dios se hizo hombre en Belén naciendo de Santa María Virgen.

Incidir que, como Juan Bautista, nosotros estamos llamados a preparar los caminos del Señor en medio de un mundo al que le cuesta mucho reconocer los signos de su presencia. La parroquia, en ese sentido, tiene un gran reto: allanar senderos, recordar a Aquel que viene, pone a punto las campanas, la megafonía y un buen servicio de lectores, medios de comunicación, hoja parroquial, cartelera, etc. No olvidemos que, frente a tanta competitividad, la Iglesia tiene mucho que decir y poco que ocultar.

Preparar nuestras parroquias no al mal llamado “espíritu navideño” sino al espíritu cristiano de la Navidad. Los adornos, lejos de ser tibios, han de manifestar claramente la verdad de nuestro mensaje: Dios se hace hombre. El espíritu cristiano de la Navidad no debe de ser confundido con otros valores como ser solidarios, tener buenos sentimientos o ser positivos por unos días. A Belén se va de una forma y se regresa de otra: impresionados de y por el amor de Dios.

(more…)

10 actitudes básicas para vivir la Navidad

Posted in Espiritualidad,Pastoral por padreteo en 28 diciembre, 2011
Tags: , , ,

10 actitudes básicas ante el nacimiento de Jesús en Belén, por Ángel Moreno de Buenafuente.

Ternura1.-Silencio: “Cuando la noche mediaba su carrera, y un silencio en calma lo envolvía todo, tu Palabra se precipitó sobre la tierra”.

2.-Contemplación: “María conservaba todas estas cosas, meditándolas en su corazón”. “Los confines de la tierra han contemplado la victoria de nuestro Dios”. “La Palabra se hizo carne, y acampó entre nosotros, y hemos contemplado su gloria: gloria propia del Hijo único del Padre, lleno de gracia y de verdad”.

3.-Adoración: al introducir en el mundo al primogénito, dice: «Adórenlo todos los ángeles de Dios.» “Nos ha amanecido un día sagrado: venid, naciones, adorad al Señor, porque hoy una gran luz ha bajado a la tierra.”

4.-Cánticos: Cantad al Señor un cántico nuevo, cantad al Señor, toda la tierra; cantad al Señor, bendecid su nombre.

5.-Prontitud y obediencia: Vamos derechos a Belén, a ver eso que ha pasado y que nos ha comunicado el Señor. Fueron corriendo y encontraron a María y a José y al niño acostado en el pesebre.”

6.-Alabanza y acción de gracias: “Los pastores se volvieron dando gloria y alabanza a Dios por lo que habían visto y oído; todo como les habían dicho”. Apareció una legión del ejército celestial, que alababa a Dios, diciendo: «Gloria a Dios en el cielo, y en la tierra paz a los hombres que Dios ama».”

7.-Ternura: “Encontraréis un niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre”.

8.-Amor: “La Palabra era la luz verdadera, que alumbra a todo hombre. Al mundo vino y en el mundo estaba; el mundo se hizo por medio de ella, y el mundo no la conoció. Vino a su casa, y los suyos no la recibieron.” Pero a cuantos la recibieron, les da poder para ser hijos de Dios, si creen en su nombre. Estos no han nacido de sangre, ni de amor carnal, ni de amor humano, sino de Dios.

9.- Conocimiento de Dios: “Este es de quien dije: «el que viene detrás de mi pasa delante de mi, porque existía antes que yo». Pues de su plenitud todos hemos recibido gracia tras gracia: porque la ley se dio por medio de Moisés, la gracia y la verdad vinieron por medio de Jesucristo. A Dios nadie lo ha visto jamás: El Hijo único, que está en el seno del Padre, es quien lo ha dado a conocer.”

10.-Testimonio: ¡Qué hermosos son sobre los montes los pies del mensajero que anuncia la paz, que trae la buena nueva, que pregona la victoria!

Bendición Urbi et Orbi 2011

Posted in Actualidad,Buenas Noticias,Pastoral por padreteo en 25 diciembre, 2011
Tags: , , , ,

domingo, 25 de diciembre de 2011

Queridos hermanos y hermanas de Roma y del mundo entero

Bendición Urbi et Orbi 2011Cristo nos ha nacido. Gloria a Dios en el cielo, y paz a los hombres que él ama. Que llegue a todos el eco del anuncio de Belén, que la Iglesia católica hace resonar en todos los continentes, más allá de todo confín de nacionalidad, lengua y cultura. El Hijo de la Virgen María ha nacido para todos, es el Salvador de todos.

Así lo invoca una antigua antífona litúrgica: «Oh Emmanuel, rey y legislador nuestro, esperanza de las naciones y salvador de los pueblos, ven a salvarnos, Señor Dios nuestro». Veni ad salvandum nos. Este es el clamor del hombre de todos los tiempos, que siente no saber superar por sí solo las dificultades y peligros. Que necesita poner su mano en otra más grande y fuerte, una mano tendida hacia él desde lo alto. Queridos hermanos y hermanas, esta mano es Cristo, nacido en Belén de la Virgen María. Él es la mano que Dios ha tendido a la humanidad, para hacerla salir de las arenas movedizas del pecado y ponerla en pie sobre la roca, la roca firme de su verdad y de su amor (cf. Sal 40,3).

Sí, esto significa el nombre de aquel niño, el nombre que, por voluntad de Dios, le dieron María y José: se llama Jesús, que significa «Salvador» (cf. Mt 1,21; Lc 1,31). Él fue enviado por Dios Padre para salvarnos sobre todo del mal profundo arraigado en el hombre y en la historia: ese mal de la separación de Dios, del orgullo presuntuoso de actuar por sí solo, del ponerse en concurrencia con Dios y ocupar su puesto, del decidir lo que es bueno y es malo, del ser el dueño de la vida y de la muerte (cf. Gn 3,1-7). Este es el gran mal, el gran pecado, del cual nosotros los hombres no podemos salvarnos si no es encomendándonos a la ayuda de Dios, si no es implorándole: «Veni ad salvandum nos – Ven a salvarnos».

(more…)

La Navidad es, tiene que ser, mucho más…

Posted in Espiritualidad,Pastoral por padreteo en 23 diciembre, 2011
Tags: , , ,

(Mª Ester de Ariño en Catholic.net)

Cuadro de NavidadUna vez más hemos limpiado la casa. Hemos pulido los metales, hemos abrillantado las maderas.
Una vez más hemos sacudido el polvo, hemos encendido las luces…
Una vez más hemos hecho estrellas de papel plateado, hemos colgado guirnaldas, una vez más está engalanado el árbol de Navidad, una vez más, Señor, tienen nuestra casa ambiente de fiesta navideña.
Una vez más hemos andado con el vértigo del tráfico, de acá para allá buscando regalos y una vez más, Señor, hemos dispuesto la mesa y preparado la cena con esmero… una vez más, Señor…
Y una vez más todo esto pasará y será como fuego de artificio que se pierde en la noche de nuestras vidas, si todo esto ha sido meramente exterior. Si no hemos encendido la luz de Tu amor en nuestro corazón. Si nuestra voluntad no se inclina ante ti y te adora incondicionalmente.
Tu no quieres tibios , ya lo dijiste cuando siendo hombre habitabas entre nosotros, no quieres "medias tintas", a ratos si y a ratos no. Trajiste la paz pero también la guerra. La guerra dentro de nosotros mismos para vencer nuestro egoísmo, nuestra soberbia, nuestra envidia, nuestra gran pereza para la entrega total.
La Navidad no es solo para esta noche y de esta noche un ratito y tal vez mañana otro poquito. Es mucho más que eso, es todos los días, todos los meses y todos los segundos del año en que tenemos que vivir la autenticidad de nuestro Credo.
Ser auténticos con nuestra Fe no solo es: no robar, no matar, no hacer mal a nadie. Busquemos en nuestro interior y veamos esos pecados de omisión: el no hacer el bien, el no preocuparnos de los que están a nuestro lado, del hermano que nos tiende la mano y hacemos como que no lo vemos, como que no lo oímos… Veamos si en nuestra vida hay desprendimiento y generosidad o vivimos solo para atesorar y cuando nos parece que tenemos las manos llenas, las tenemos vacías ante los ojos de Dios.

(more…)

« Página anterior