PadreTeo


El feminismo de Don Orione

Posted in Don Orione,Espiritualidad,Pastoral por padreteo en 4 julio, 2017
Tags: , ,

Mujer: La feminidad de la mujer cristiana en tres escritos de Don Orione

Autor: Don Orione (notas de Don Flavio Peloso)

Don Orione y las mujeres Tres escritos a mujeres, en tres momentos y contextos distintos, Don Orione nos deja algunas pinceladas sobre la mujer cristiana según su sensibilidad carismática.
Véase de Roberta Fossati,
Don Orione e donne del Novecento (IT) – Don Orione and women of the twentieth century (EN)

MUJER, FAMILIA, SOCIEDAD

El escrito de Don Orione sobre el feminismo católico, que nos ha llegado en forma de minuta en seis páginas, y que probablemente sea de los años veinte; debía servir probablemente para una conferencia o para algún artículo y nos revela su atención hacia la cuestión femenina, considerada como un aspecto fundamental de la más amplia y conocida como "cuestión social", que es afrontada con consciencia y realismo.

Desde la cuestión femenina su atención se va hacia el tema de la familia, sobre los síntomas alarmantes de una de sus crisis y sobre la idea de la familia cristiana, que propone como vía de regeneración moral.

Scritti 61, p.115-116

Como un escolar que deja el colegio para ir de vacaciones, después de un largo año de reclusión, la mujer se ha encontrado, después de las más recientes invenciones y especialmente durante esta larga guerra, se ha encontrado lanzada a una vida de libertad de movimiento y también de trabajos que no había conocido nunca.

La mujer hasta ayer estaba recluida en el estrecho cerco de la vida de la familia, y las que salían eran una excepción.

(more…)

¿Feminismo? Sí, pero todo.

Posted in Actualidad,Pastoral por padreteo en 6 junio, 2012
Tags: , , ,

(Por Germán Martín en elmanifiesto.com)

FeminismoEl feminismo del que se ha adueñado la izquierda incorporándolo a su discurso progre y políticamente correcto es demagógico y oportunista. No porque los derechos de las mujeres que defiende no sean justos, que lo son —o por lo menos parte de ellos—, sino porque obvia intencionadamente otros.

Según este feminismo imperante, que se arroga la autoridad para decidir qué es lo que realmente quieren las mujeres, existen dos frentes muy claros: el derecho a trabajar y a abortar. El primero es legítimo e indiscutible y en una sociedad de derecho como la española no genera ni siquiera debate porque hay coincidencia mayoritaria al respecto; otra cosa es que algunos se empeñen en poner en boca de los demás palabras que no dicen o intenciones que no albergan con el objetivo de generar polémica y recoger réditos electorales. En cuanto al segundo derecho, el de abortar, constituye un debate en sí mismo porque no concierne exclusivamente a la mujer y a sus derechos —si es que abortar es un derecho— puesto que hay terceros involucrados.

Si se habla de derechos de las mujeres hay que hablar de todos los derechos y no sesgarlos a interés. De lo contrario, lo que se hace es manipular.

Entonces, además de los derechos que todo ser humano tiene sin distinción de sexo, raza, religión o ideología política —siempre que sea democrática—, la mujer, como colectivo que durante periodos de la historia sufrió discriminación, tiene reconocidos específicamente algunos de ellos precisamente por esta razón.

Derecho a estudiar, a formarse. Plenamente reconocido y se ejerce con la naturalidad que le corresponde. Incluso suena extraño enunciarlo por lo asumido que está socialmente.

Derecho a trabajar. Ésta es la punta de lanza de la progresía y casi acapara su discurso al respecto. De un tiempo a esta parte, Elena Valenciano, Vicesecretaria general del PSOE, se prodiga en actos políticos allí por donde pasa con un discurso en la línea feminista. El pasado 15 de mayo la escuché en uno de estos bolos en Murcia y apareció en las noticias como “Elena Valenciano se reúne con mujeres…”. En su discurso atacaba al Partido Popular afirmando que “el modelo de Rajoy pretende recuperar a las mujeres para el hogar”. Continúa diciendo que “lo que está en juego es la autonomía de las mujeres” y recupera el lema de un conocido anuncio navideño y lo aplica a la presunta intención del PP: “Vuelve a casa, vuelve”. No me extrañaría que una mujer al final pudiera pensar… “de todos los derechos que puedo tener, ¿sólo te vas a acordar del de trabajar?” Este derecho, una vez más en la sociedad española actual, es indiscutible y se ejerce con normalidad. Otro asunto es hacer lo que socioeconómicamente se pueda —ojalá se pudiera más— para favorecer la compatibilidad con un derecho tan importante y vital como el de ser madre.

(more…)