PadreTeo


El enredo de la bolsa y la vida, nueva novela de Eduardo Mendoza

Posted in Actualidad,Humor,Literatura por padreteo en 16 abril, 2012
Tags: , , , ,

(Tomado de info-libros.com) Sin leerla aún, me permito recomendarla. Es un autor que no defrauda, al menos a mí. Frente a la seriedad de la crisis y sus negras consecuencias un poquito de evasión y humor.

El enredo de la bolsa o la vidaEl escritor catalán Eduardo Mendoza publica ‘El enredo de la bolsa y la vida’ (Seix Barral), una disparatada novela protagonizada por el anónimo detective al que ha recurrido en otros tres libros, que ahora se rodea de unos colegas surrealistas para desarticular un atentado terrorista, todo con la crisis como telón de fondo, y en una Barcelona dominada por los bazares chinos.
Para Mendoza esta es una novela "polaroid"; un retrato instantáneo y descarado de lo que pasa hoy, escrita, rápidamente y casi sin pensar, y con mucho humor, porque lo que se pierde en seriedad se gana en frescura, ha comentado este viernes en la rueda de prensa de presentación del libro.
En esta ocasión el detective sin nombre, ese ser entrañable que no bebe whisky ni Martinis sino "Pepsi Cola a morro", se rodea de una cuadrilla a su altura para desactivar una trama que pretende atentar contra la canciller alemana Angela Merkel a su llegada al aeropuerto de Barcelona.
Ese peculiar grupo de "desamparados" lo forman la adolescente Quesito, el timador profesional Pollo Morgan, el africano albino Kiwijuli Kakawa –conocido como ‘el Juli’–, la Moski, una acordeonista callejera, el repartidor de pizza Manhelik y el señor Armengol, gerente del restaurante ‘Se vende perro’.
El escritor ha confesado que le divierte mucho bautizar a los personajes y que a veces recurre a ellos sólo por el placer de poder nombrarlos, y ha asumido que el humor, "una mezcla de crueldad y ternura", es la base del libro, que retrata una Barcelona en crisis, rendida ante el poderío de los ‘todo a cien’ de los chinos.
"Los chinos me parecen el misterio más grande de nuestro tiempo. Dominan el mundo unos que venden bombillas que se funden antes de enroscarlas", ha bromeado el escritor, que en la novela también lanza puyas contra la banca y contra las propias víctimas de la crisis: el español medio que durante un tiempo se creyó rico.
"Hemos sido siempre un país pobre y cutre, un país de bohemios y pícaros, y nos habíamos olvidado", ha recordado.

(more…)

El buen humor, signo de la gracia de Dios

Posted in Buenas Noticias,Espiritualidad,Humor,Pastoral por padreteo en 7 octubre, 2011

José Cristo Rey en ciudadredonda.org

Es una gracia de Dios encontrarse con mujeres y hombres “felices”, con grupos y comunidades “felices”, en los que -a pesar de todo- reina el buen humor. El malhumor vicia el aire, busca siempre razones para la indignación, hace de la vida una constante lucha y oposición “contra quien sea”. El malhumor no es hospitalario; considera a quien se le acerca como una amenaza. El malhumor afea el rostro… y el alma.  Es políticamente correcto sonreir cortésmente a quien se nos acerca: pero ¿se trata de “sonrisas sinceras”, profundas, desveladoras de un buen humor?

¿Porqué la prevención tradicional ante la risa en la comunidad?

Se dice que en las primeras comunidades monásticas se oían frecuentemente risotadas (G.Kranz). Pronto vendrían las serias correcciones. San Efrén el sirio (+373) compuso un sermón en contra de la risa. Consideraba, siguiendo en esto a Orígenes, que la risa estaba reservada para el Reino de los cielos; alegaba que Jesús nunca se rió durante su vida mortal. San Juan Crisóstomo (407) decía que el monje, con-crucificado con Cristo no tiene nada de qué reírse y sí mucho de qué llorar. La regla de los cuatro Padres, uno de los textos más antiguos del occidente monástico de los años 400-410, prescribía:

«si algún monje es sorprendido riendo… o en cosas que no le son propias, ordenamos que sea castigado con toda punición de humildad en el nombre del Señor por dos semanas» (Regla de los Cuatro Padres, 5,4-6, en Regole monastiche d’Occidente, ed.Qiqajon, Comunità di Bose, 1989, p.41).

La Regla de san Benito pide a los monjes una risa contenida, silenciosa y purificada de la estupidez:

«No pronunciar palabras inútiles que puedan hacer reir. No amar la risa abundante y desmedida» (Regla de san Benito, 5,53-5).

«El décimo grado de humildad se da cuando el monje no es dado y pronto a la risa, porque está escrito: “El necio eleva la propia voz cuando ríe”… El undécimo grado de humildad es que el monje, cuando habla, habla modestamente y sin reir, humildemente y con seriedad, con pocas y razonales palabras  y no grita con la voz” (Regla de san Benito, 7,59-60).

San Juan Clímaco (+649), sin embargo, veía bien que los monjes sonrieran, porque Dios no quiere que el hombre esté triste por el dolor del alma; Dios quiere que el ser humano, sintiéndose amado por Dios y amándole, tenga buen ánimo y viva con gozo. Escribió lo siguiente:

«El llanto que nace del pensamiento de nuestra peregrinación hacia la otra ribera da a luz el temor; del temor nace la seguridad, y de ella la alegría. Cuando la alegría se hace permanente despunta la flor del amor santo» (Juan Clímaco, Escala del Paraíso (grad.7),70.

Tenían razón nuestros predecesores, los Padres del Monacato, cuando nos alertaban contra todas las formas de risa fácil, superficial y burlona. Las risas frívolas tocan, afectan únicamente los estratos inferiores de nuestro yo. Ese tipo de risa cómica crea en las comunidades, en los grupos una especie de terrotismo, que mantiene a algunas personas como rehenes ante el miedo al ridículo. Hay risas que matan la espontaneidad, que dividen los corazones. Hay risotadas que manifiestan el nivel de superficialidad en que se vive. Otras veces, se trata de las risotadas de los clanes de amigos o amigas, que utilizan códigos secretos para ridiculizar a “los otros” y escarnizarlos con las risas. Bien hacían nuestros monjes cuando pedían superar las risas escandalosas y superficiales. (more…)