PadreTeo


Entrevista al Padre Julio Cuesta, misionero en Filipinas

Posted in Buenas Noticias,Don Orione,Pastoral,Pequeño Cottolengo por padreteo en 7 octubre, 2017

Julio Cuesta, el castellano viejo que no tomó las de Villadiego. Un orionista en el Cottolengo de los suburbios de Quezon City. De Villalbilla a la Gran Manila para compartir la vida con los últimos de Filipinas

 

juliocuestafilipinasp Ni que decir tiene que, en la lengua de Castilla, eso de “tomar las de Villadiego” significa huir, salir a escape de algún sitio, irse con premura o desentenderse a toda prisa de una situación incómoda y arriesgada.

Pero Julio, el segundo de la media docena de hijos que tuvo Visitación Ortega, no tomó las de Villadiego. Y eso que lo tenía bien a mano. Porque allá, en el páramo burgalés, a orillas del Camino De Santiago, está Villalbilla, su pueblo natal. Y, a un paso de Villalbilla, la mentada Villadiego.

Sí, a 7 kilómetros tan sólo, la ciudad que el santo rey Fernando III eligió para dar cobijo y protección a los judíos, tan perseguidos por aquellos entonces. La villa que fundara el señor de Amaya, conde Diego Porcelos, —de ahí, lo de Villa-Diego— quedó convertida en destino añorado por los sefardíes. Se decía entonces que casi todos los hebreos de España soñaban con “tomar las de Villadiego” para, así, conjurar amenazas y peligros, espantar el miedo y recuperar, en fin, la perdida tranquilidad de cada día.

Julio era monaguillo allá, en Villalbilla. Y más que tomar las de Villadiego, hizo todo lo contrario. Aceptó el desafío y… ¡tomó las de Dicastillo!

De eso, hace más de medio siglo. Hoy, aquél jovenzuelo nacido en una familia de labradores de la Castilla más recia y austera es un misionero hecho y derecho. Es un sacerdote FDP (Filius Divinæ Providentiæ), hijo de la Divina Providencia. Es un veterano religioso orionista, curtido en mil frentes: primero, como maestro y formador de nuevos religiosos en Italia; después, en España; y más tarde, Venezuela junto a los más pobres de las favelas de La Guaira, a 30 kilómetros de Caracas; y ahora, en Filipinas, junto a los más necesitados que pueblan los alrededores más pobres de la gran Manila. A sus 72 años, el padre Julio ha regresado, por unos días, al viejo pueblo de la vieja Castilla que le vio nacer para, entre otras cosas —dice—,“presumir de juventud”. (more…)

Anuncios

¡Almas, almas!: La historia de uno de los textos más famosos de Don Orione

Posted in Sin categoría por padreteo en 7 octubre, 2017

Autor: DON ORIONE (Flavio Peloso)

En los apuntes de la primavera de 1939, Don Orione se muestra él mismo, su fe, y su visión de la vida, su carisma y su proyecto. Aquellos apuntes estuvieron separados. Ahora podemos leerlos juntos y de modo consecutivo.

“¡ALMAS, ALMAS!”: Historia de un texto significativo de Don Orione.

Probablemente sea el texto más citado de Don Orione. La larga letanía de Almas, que “Cristo a todas quiere salvar” y por las que Don Orione pide “ponme, Señor en la boca del infierno, para que yo, por tu misericordia, lo cierre”, impresionó a muchos. Son páginas de alta mística y de un lirismo vibrante. Aquí están las líneas esenciales de un programa apostólico que tiene la sencillez y la practicidad evangélicas. Son las palabras con que Don Orione, al cerrarse ya su vida terrena, se muestra a sí mismo, su carisma, su antropología religiosa.

El texto de Don Orione conocido con el título de “¡Almas, almas!” está comúnmente combinado con otro texto, también muy conocido, definido como “Appunti de 1939”. Los dos textos fueron archivados uno detrás de otro entre los Scritti di Don Orione, en el volumen 57: en las páginas 103 – 104 el primero y en las páginas 104 b-d el segundo. En el Archivo Don Orione se ha conservado el autógrafo del texto mismo ¡Almas, almas! en cuatro páginas de 28 x 17 cm, mientras que sólo tenemos la fotocopia de los Appunti de 1939, que ocupan seis páginas. Estos dos textos están considerados como dos partes unidas entre ellas por el género literario “notas autobiográficas” y por la referencia fechada de la primavera de 1939.

¿Cuál es la historia de estas bellas páginas, justamente famosas, de Don Orione?

(more…)