PadreTeo


PEQUEÑA OBRA de la Divina Providencia. Algunos aspectos sobre los orígenes

Posted in Sin categoría por padreteo en 29 abril, 2017

Autor: Don Flavio Peloso, FDP

Don Orione y Don Sterpi Los inicios de la fundación, la elección del nombre, la concepción organizativa, la finalidad ecuménica, la relación fin-obras en la espiritualidad y en el apostolado.

¿Cuál era, en los inicios, la intención de Don Orione al concebir la fundación que pronto él mismo empezó a llamar Obra de la Divina Providencia? ¿Es verdad que empezó como una congregación papalina (la Compañía del Papa) para después pasar a una congregación caritativa (la Pequeña Obra de la Divina Providencia)? ¿Qué tipo de relación introdujo entre los distintos componentes religiosos y laicales de las nuevas instituciones a las que transmitió el mismo carisma? Y la finalidad ecuménica ¿es suya o se la sugirió León XIII? La respuesta a estas preguntas tiene un claro interés histórico, pero nos importa más su carácter iluminador para la comprensión del camino actual de la familia orionista.

¿QUÉ RELACIÓN EXISTE ENTRE LA COMPAÑÍA DEL PAPA Y LA OBRA DE LA DIVINA PROVIDENCIA?

Una de las dudas más frecuentes sobre la historia de los orígenes tiene que ver con la denominación dada a la institución que Don Orione iba desarrollando. ¿Fue Compañía del Papa el primer nombre elegido por Don Orione para la nueva institución? ¿Y por qué ese título desaparece del todo? ¿Es además cronológicamente verdad que “nuestro pequeño Instituto, que por bondad del Señor, surge bajo la denominación de Obra de la Divina Providencia”? (1) No es sólo cuestión de nombre, dado que por un inexacto conocimiento de los orígenes se puede ir derivando hacia una conclusión equivocada respecto al carisma. Podría resumirse en esta afirmación: “Don Orione comenzó con el Papa (Compañía del Papa) y terminó con los Pobres (Obra de la Divina Providencia)”.
Desde luego, está bien documentado que Don Orione llamó a su fundación Obra de la Divina Providencia desde el inicio. (2) Cuando manifestó el deseo de buscar la aprobación de la Compañía del Papa, no pretendía referirse a la fundación como tal, en sentido completo, sino a una parte de la misma. De hecho, en la intención de Don Orione, el diseño era constituir en el seno de la Obra de la Divina Providencia un grupo de religiosos – llamado la Compañía del Papa – los cuales, además de una particular consagración a la causa papal común a toda la Obra, hubiesen tenido competencias de responsabilidad y de enlace en relación a las otras familias religiosas que se estaban desarrollando como “ramas” o como “pétalos”, para mantener entre ellas la unidad de espíritu y de gobierno. Veamos algunas importantes referencias histórico-documentales.


La referencia documental por la que debemos empezar es el “Pro-memoria”, fechado el 17-18 junio de 1899 (3). Es la base sobre la que Don Orione pensó para pedir la aprobación canónica de un primer núcleo central de la Obra de la Divina Providencia, es decir la Compañía del Papa. Se ha discutido y se discutirá mucho sobre los orígenes y la naturaleza de este “Pro-memoria” que no tiene ninguna huella antecedente ni de discusión ni de borrador preparatorio; que parece escrito de forma bella, sin inseguridades de conceptos o de grafía; con contenidos orionistas, pero únicos en la forma literaria. No parecen del estilo de Don Orione las meticulosas precisiones sobre las funciones de la Compañía en el seno de la Iglesia según las distintas hipótesis de los desarrollos histórico-sociales futuros. Una hipótesis plausible es que Don Orione, teniendo urgencia de aprobar jurídicamente un núcleo autónomo de congregación – para evitar estar a merced de cambiantes proyectos del Obispo y de algunos eclesiásticos que tenían influencias sobre él y que pudieran querer la fusión con los Oblatos diocesanos –, (4) haya pensado en hacer aprobar sólo el “núcleo central” de la Familia que tenía en mente fundar. De todo el conjunto sólo podía presentar a ese pequeño núcleo de curas y clérigos (5). ¿Hasta qué punto el texto es “suyo”? ¿Lo habrá mandado escribir? En los esbozos siguientes, en vista de la estructura de los primeros capítulos de la Obra de la Divina Providencia, ya no lo menciona y ni lo usa nunca.
El obispo Bandi, al recibir el “Pro-memoria sobre la Compañía del Papa” fue el primero en entender que la Compañía del Papa era el nuevo nombre dado por Don Orione a la Congregación (6). De hecho, escribe a Don Orione el 30 de diciembre de 1899: “Tú pretendes establecer una Obra general en la Iglesia, que quisieras bautizar con el bello título de Compañía del Papa, y que tuviese por objetivo todo el bien posible y el mayor bien que se pueda hacer, especialmente en beneficio de la juventud, bajo la plena sumisión in omnibus et in omnia al Sumo Pontífice, una congregación religiosa masculina. Tal, si he comprendido tu mente, es el fin que te has prefijado con tu Obra, que ahora se llama de la Divina Providencia” (7).
En este diálogo de discernimiento Don Orione debió de explicar más de una vez que él, más que cambiar el nombre de su Obra, pretendía constituir, en su interior, un núcleo que garantizase su unidad, llamada Compañía del Papa. Y sólo para ésta, por ahora, quería pedir la aprobación. El resto de componentes estaban aún en el embrión, eran sólo un deseo.
Dos documentos arrojan luz sobre su proyecto global. El primero es de febrero de 1900 (8). A las personas que le pedían información Don Orione les escribe: “12 / II / 1900. Querido en el Señor. En respuesta a su carta del 9 del corriente. La Pequeña Casa de la Divina Providencia forma parte, y es Casa Madre de la Obra de la Divina Providencia. La Obra de la Divina Providencia está constituida por diversos elementos personales: Aspirantes, Novicios, Profesos, Ancianos. (…). Ellos (los ancianos) hacen votos perpetuos, solemnes, absolutos y constituyen la jerarquía de la Obra de la Divina Providencia y el centro de la Congregación, formando un núcleo estrechísimo que tiene por título la ‘Compañía del Papa’” (9). Del 20 de noviembre siguiente es una carta de Don Orione a Don Sterpi, su primer colaborador, siempre para aclarar la identidad de esta Compañía y de su proyecto completo: “Mira que a Don Luigi (10) le he leído el fin de la Compañía, explicándole que ésta sería la Compañía esencial, que tiene que tener en su mano todas las otras Familias religiosas, que constituyen la Obra de la Divina Providencia: eremitas trabajadores, adoradores, damas, colegios, hermanas, curas, etc” (11).
No es, por tanto, una nueva Congregación como tal lo que Don Orione pretende constituir y presentar primero a la aprobación del obispo, sino una Compañía que deberá tener unidas a las otras familias que ya constituyen o constituirán juntas la Obra de la Divina Providencia. Por tanto, también la Compañía misma está considerada como un componente de la Obra de la Divina Providencia que está descrita como compuesta por diversas “Familias religiosas” (12).
En conclusión, Compañía del Papa no es el primer nombre pensado para la fundación, que siempre fue y sólo Obra de la Divina Providencia, sino un componente de la misma que en un cierto momento se pensó en constituir y hacerla aprobar en primer lugar (13).
Estas notas históricas (14), nos muestran a un Don Orione que tenía claridad acerca de la idea de la fundación (una familia con varios componentes, masculinos y femeninos, contemplativos y activos, eclesiásticos, religiosos y laicos), pero que debían encajar con las leyes del Derecho canónico (15). Le resultó impracticable jurídicamente la configuración de una Obra pluriforme pero orgánicamente una. Pidiendo la aprobación sólo para la Compañía del Papa, ésta hubiese sido si jurídicamente autónoma, pero en el futuro hubiesen sido autónomas también las otras familias religiosas de la Obra de la Divina Providencia. De este modo hubiese sido imposible y no se favorecía aquella tarea de unidad carismática y de gobierno entre los componentes de la Obra de la Divina Providencia que él tanto deseaba. Esta fue, ciertamente la razón que hizo desistir a Don Orione al pedir un particular reconocimiento jurídico para la Compañía del Papa.

PAPA – POBRES: ¿DOS POLOS O UN ÚNICO FIN?

La incorrecta comprensión de la naturaleza y el contexto del Pro-memoria sobre la Compañía del Papa (fechado el 17-18 de junio de 1899) dieron lugar a apresuradas deducciones no sólo acerca de la primitiva denominación de la Congregación, sino también en referencia a su espíritu y finalidad. Se dedujo, por ejemplo, que Don Orione, encauzando su fundación tenía en mente una Compañía del Papa, orientada directamente más a cuestiones doctrinales y pastorales de fidelidad al Pontífice, mientras que sólo en un segundo momento habría orientado la congregación sobre las obras e iniciativas de carácter social y caritativo.
Que la nueva Congregación quería realizar el espíritu papalino mediante instituciones a favor de los pobres, Don Orione lo manifestó inicialmente más con los hechos que con las palabras. Ya el 4 de abril de 1897, solicitado por Don Carlos Perosi – después cardenal – a exponer cuál era su programa, él le respondió con una carta (16) en la que manifestó explícitamente su proyecto apostólico: “abrazar todas las almas y salvarlas a todas, a todas” haciendo surgir “a la sombra de cada campanario una escuela católica (colegios papalinos) y a la sombra de cada Cruz, un hospital”. En concreto – con la visión de los colegios papalinos y de los hospitales – ya estaba bien clara la fórmula carismática del “llevar a los pequeños, a los pobres y al pueblo a la Iglesia y al Papa – para Restaurarlo todo en Cristo – mediante las obras de caridad”. Y estamos en abril de 1897.
El primer texto carismático-constitucional se ha de considerar la “Regla fundamental y nuestra profesión de fe y de vida religiosa”, que puede situarse en los años 1897-98 (17). Se trata de dos artículos de Constituciones, en el primero de los cuales el fin de la Congregación está expuesto en estos términos: “con cualquier modo querido por la caridad, llevar a la sociedad entera a nuestro querido Señor Jesús, especialmente en el hacer sinceramente cristiana y católica la juventud, desde las escuelas a los campos, y llevar a cabo la voluntad y los deseos del Papa con cada obra de caridad espiritual y temporal” (18). Ya en este primer texto, anterior al Pro-memoria sobre la Compañía del Papa, que es de junio de 1899, encontramos la descripción completa de su carisma eclesial-caritativo.
Este carisma fue completamente asumido en el Decreto de Aprobación de Mons. Bandi del 21 de marzo de 1903: “unir por medio de todas las obras de misericordia (…) con estrechísimo y dulcísimo vínculo de toda la mente y de todo el corazón al pueblo cristiano con la Santa Sede, en la que – como se expresa el Crisólogo- “Beatus Petrus vivit et praesidet, praestat quaerentibus fidei veritatem (Ep. Ad Eutic. n.2) (19) – el Beato Pedro vive y preside, ofreciendo la verdad de la fe a cuantos la buscan” (20).
Para la comprensión de la exacta unión del fin papalino con los medios caritativos en el carisma orionista es muy iluminador un texto un poco posterior al Decreto de Aprobación. Retomando el tema del fin específico de la Congregación, Don Orione escribió al Obispo en los siguientes términos: “Veneradísimo Padre. Me parece que ha llegado el momento de tener que decir a V. Excelencia una palabra que elimine la objeción que se ha hecho y que se hará en el futuro contra el Instituto, debido a su universalidad en el ejercicio de las obras de misericordia, se trata de una palabra que tiene su propia singularidad con respecto a otros institutos religiosos. La objeción sobre las demasiadas incumbencias que se propone asumir esta Obra de la Divina Providencia se apoya sobre una falsa suposición. La falsa suposición es que este Instituto se proponga todas las obras de misericordia indistintamente y de una vez: esto no es del todo correcto. Ella sólo tiene una obra determinada, que se propone, y en cuanto a si misma no se propone nada más, y esta obra es la santificación de sus miembros, de los que el Instituto se compone, extendiendo en el pueblo cristiano un amor dulcísimo al Santo Padre, El Decreto de Aprobación emitido por V. Excelencia lo repite con claridad: ut populum christianum dulcissimo quodam et arctissimo…” (21).
El carisma orionista aparece expresado desde el principio en un conjunto dinámico de eclesialidad-papalinidad ("contribuir a reforzar, en el interior de la Santa Iglesia, la unidad de los fieles con el Padre (el Papa) y, en el exterior, a restablecer la unidad rota con el Padre" (22) ) a realizar mediante la caridad ("empeñarse, con toda obra de misericordia, a extender y hacer crecer en el pueblo cristiano… un amor dulcísimo al Vicario en la tierra de Nuestro Señor Jesucristo que es el Romano Pontífice" (23).
Este dinamismo fue bien expresado por Don Orione cuando definía a sus religiosos como los “Jesuitas de los pobres” (24). A propósito, el jesuita Günther Gerhartz en su “Guardia Jurada” des Papstes: Don Orione un sein Werk” (25) observa que “Ya el decreto de aprobación diocesano de 1903 fijaba como cometido de la Congregación «Evangelizar a los pobres» con todas las posibles obras de la misericordia, teniendo en cuenta, además, la especial orientación: «populum christianum dulcissimo quodam et arctissimo totius mentis et cordis vinculo Sedi Apostolicae coniungat». El autor hace notar también que la peculiar diferencia del IV voto orionista de aquel de los jesuitas: “Don Orione coloca el propósito de fidelidad y unión con el Papa, en el centro de su particular compromiso papal”, distintamente del de San Ignacio, que lo presupone en términos generales, y pide a los jesuitas más exactamente "la obediencia en cualquier acción apostólica".
En tiempos recientes, se ha insistido mucho en el "binomio Papa – Pobres", viendo en ello los dos “polos” del carisma orionista. Fue en el VII Capítulo General (6 de marzo – al 11 de abril de 1975) cuando se enunció este binomio. La ilustración hecha en ese Capítulo es especialmente clara y en sintonía con la historia de la enseñanza de Don Orione y vale la pena recoger de ella algunos pasajes (26).
1 – Hemos de afirmar previamente que la indisociabilidad de los dos términos del binomio: nuestro fin específico no es solamente el Papa, ni solamente los Pobres, sino el Papa y los Pobres.
2 – Se ha de reconocer además la prioridad del aspecto papal: «Este es el deseo inflamado de mi alma (los pobres), pero, incluso antes, mi más dulce y gran amor es el Papa» (Lett. I, 458); «El amor al Papa y a la Iglesia es propiamente en nosotros el primer y supremo amor de nuestra vida» (Lett. II, 360).
3 – Los dos términos del binomio Papa-Pobres no representan dos finalidades paralelas y extrínsecas la una de la otra, sino que entre ellas hay una relación intrínseca. La Iglesia de hecho, que nos confía a los pobres (PC 8p), fue fundada por Cristo sobre Pedro y los apóstoles para continuar su misión. «El Espíritu del Señor está sobre mí… y me ha enviado para anunciar a los pobres la buena nueva, para proclamar a los prisioneros la liberación y a los ciegos la vista, para poner en libertad a los oprimidos» (Lc. 4, 18-19). Desde aquí queda claro que los pobres son la verdadera heredad y los hijos predilectos de la Iglesia.
a) De tal manera, nosotros hacemos apología de la Iglesia y del Papa, no con palabras o con escritos, sino con la caridad. El Papa no es sólo el punto de partida, sino también punto de llegada de nuestro apostolado. En cuanto que nuestro objetivo es el de «llevar a la Iglesia y al Papa el corazón de las humildes clases de los trabajadores» (Cost. 4)
b) Uniendo en nuestra acción el Papa y los Pobres, quisiéramos también demostrar al mundo de hoy que se puede ser fieles al Papa sin abandonar a la clase obrera.
c) La intrínseca relación, haciendo de los dos términos un único carisma, ayuda en fin a conseguir en nuestros religiosos la unidad de vida” (27).
Por tanto, tal binomio se entiende dinámicamente y ambos se involucran recíprocamente. ¡No Papa y Pobres; no fidelidad al Papa (Iglesia) y caridad hacia los pequeños y pobres, como si fuesen dos objetivos distintos; sino fidelidad al Papa (y a la Iglesia) mediante la caridad y el cuidado del prójimo (pobres, pueblo)! (28) ¡Es precisamente en ese “mediante” donde está la originalidad de Don Orione!

POR “PEQUEÑA OBRA DE LA DIVINA PROVIDENCIA” ¿SE ENTIENDE A TODA LA FUNDACIÓN ORIONISTA O SÓLO A LOS HIJOS DE LA DIVINA PROVIDENCIA?

Después de lo que se ha dicho arriba, es más fácil aclarar la cuestión sobre si la denominación Pequeña Obra de la Divina Providencia se ha de entender en un sentido colectivo, es decir que incluya a los Hijos de la Divina Providencia (sacerdotes, hermanos, hermanos laicos, eremitas), a las Pequeñas Hermanas Misioneras de la Caridad (de vida activa, Sacramentinas, Contemplativas de Jesús Crucificado), el Instituto Secular Orionista y Laicos con sus variados títulos de pertenencia y reunidos en el Movimiento Laical Orionista. Mirando los inicios de la Pequeña Obra, ¿qué conclusiones se pudiesen sacar? Hay una carta de Don Orione a Don Sterpi, ya citada, que nos ayuda a entender cuál fue su intencionalidad acerca de la Obra de la Divina Providencia: “Mira que a Don Luigi (29) le he leído la finalidad de la Compañía, explicándole que ésta sería la compañía esencial, que ha de "tener en mano" todas las demás familias religiosas, que constituyen la Obra de la Divina Providencia: eremitas trabajadores, adoradores, damas, colegios, hermanas, curas, etc.” (30). Por tanto, en una primera intención Don Orione concibió y se puso a realizar el diseño de una Obra de la Divina Providencia formada por varios componentes religiosos y laicos, llevados en unidad por la Compañía del Papa. Sin embargo, de hecho, renunció a que fuese aprobada la Compañía del Papa y ya no la nombrará más. Dejó también el proyecto de una Obra de la Divina Providencia que comprendiese orgánicamente a las distintas “Familias religiosas”. ¿Cómo se explica esto?
No hay propiamente ningún documento que responda a esta cuestión. Indirectamente, se deduce que cuando Don Orione se dirige al Obispo para la aprobación del primer componente, la Compañía del Papa, pensaba en el “núcleo esencial” de la Obra de la Divina Providencia, y vio enseguida las dificultades de la comprensión del proyecto y su viabilidad canónica. Después de haber intentado explicarse, Don Orione renunció al diseño tal y como lo había concebido. Para el Derecho Canónico cada instituto aprobado goza de autonomía jurídica y los lazos con otros Institutos autónomos sólo pueden ser de carácter espiritual o moral, pero no orgánicos o de gobierno. Una Compañía del Papa compuesta sólo por sacerdotes no hubiese podido interferir sobre los eremitas o los hermanos, constituidos en institutos igualmente, y menos aún en el futuro sobre las hermanas. Estando así las cosas, Don Orione se dedicó a constituir en unidad orgánica al menos los componentes masculinos de la rama de los religiosos.
Cuando el 21 de marzo de 1903 llegó el reconocimiento canónico diocesano de la Obra de la Divina Providencia, ésta comprendía sólo a los religiosos “distinguidos en dos clases, la de los laicos y la de los sacerdotes” (31) y también la de los laicos que “hubieran deseado hacer los votos, se se les hubiera concedido” (32).
A partir de aquí, Don Orione no volvió a hablar ya del proyecto de Pequeña Obra de la Divina Providencia en sentido colectivo, tanto más cuando a finales de 1915 (año de fundación de las Pequeñas Hermanas Misioneras de la Caridad) existían sólo los Hijos de la Divina Providencia y por tanto la Pequeña Obra se identificaba del todo con ellos. Jurídicamente, el nombre de la institución quedó fijado Pequeña Obra de la Divina Providencia y el de los miembros Hijos de la Divina Providencia.
Don Orione, también después de la fundación de la rama religiosa femenina de las Pequeñas Hermanas Misioneras de la Caridad (29 de junio de 1915), se consideró como el Padre único y única consideró la entera Obra originada por el mismo carisma. Una de las imágenes a la que recurre para expresar de modo vital tal unidad fue la de única planta con muchas ramas: en 1922 presentó al obispo Silverio Pimenta la intención de constituir en Brasil “dos ramas de la Congregación de la Divina Providencia… alimentándose del espíritu y de la vida de la ya existente Congregación de la Divina Providencia, como ramas de una misma planta”; constituidas en 1927 las Hermanas de la Virgen de la Guarda, que define como “una rama de la Pequeña Obra de la Divina Providencia”; varias veces dice que “las Hermanas son una rama de la Obra” (33). Es interesante venir a saber que Don Orione consideró “parte integral de la Pequeña Obra de la Divina Providencia” (34) también a algunos laicos y bienhechores particularmente implicados, como por ejemplo el matrimonio Eugenio y Thea Beaud.
Con el correr del tiempo y las circunstancias, la familia orionista se desarrolló, de hecho, en el sentido concebido por Don Orione inicialmente. Después de los Hijos de la Divina Providencia (sacerdotes, hermanos coadjutores y hermanos eremitas), fueron constituidas en 1915 las Pequeñas Hermanas Misioneras de la Caridad (hermanas de vida activa, las Sacramentinas adoradoras [1927] no videntes y – hoc erat in votis – las Contemplativas de Jesús Crucificado [1990]). Don Orione además dio impulso y formación a laicos que compartían el mismo espíritu de la Pequeña Obra; se trataba de personas individuales pero también algunas en agregaciones como las Damas de la Divina Providencia (1899), los Agregados de los que se habla en las Constituciones de 1904 (35), los Ex alumnos (1934) y los Amigos (1940). Sucesivamente, fue constituido el Instituto Secular Orionista (1959), mientras los laicos, orionistas con varios títulos, están hoy coordinados en el Movimiento Laical Orionsta (1997).
El tema de retomar el nombre colectivo, según las primeras intenciones de Don Orione, se ha vuelto a proponer sólo en el último decenio, juntamente con el tema de la unidad orgánica, ideal y práctica, de la Familia Orionista. Por ejemplo, en la Moción n.11 del Capítulo General de los Hijos de la Divina Providencia (1992) y de las Pequeñas Hermanas Misioneras de la Caridad (1993), se dice: “Con vistas a una clara y fuerte presencia orionista en la Iglesia – pueblo de Dio, se advierte la exigencia de una mayor unidad y recíproco enriquecimiento carismático entre los diversos componentes de la Pequeña Obra de la Divina Providencia. Para este fin se propone constituir una forma estable de relación y de diálogo entre los Hijos de la Divina Providencia (y ramificaciones) – las Pequeñas Hermanas Misioneras de la Caridad (y ramificaciones) y los laicos (varias categorías)” (36) ¡Esto es lo que propiamente quería realizar Don Orione en los comienzos! (37)
La denominación en sentido colectivo ha empezado a ser usada oralmente y en algunos textos escritos, como por ejemplo en la “Carta de comunión” (38). Probablemente a la hora de retomar este término haya influido también el crecimiento del componente laical en la Familia Orionista que en el último decenio, ha visto el nacimiento del Movimiento Laical Orionista. Si en las relaciones bilaterales de las dos congregaciones religiosas orionistas no se había advertido la exigencia de un nombre colectivo común, si que se ha visto esa necesidad al crecer el componente laical que se siente “de familia”.
Estas son notas de la historia. Al igual que la historia hizo renunciar a Don Orione mismo del uso colectivo del nombre inicial, pudiera ser que la misma historia, ahora, en los cambios de las condiciones, haga posible retomar el término Pequeña Obra de la Divina Providencia para indicar el conjunto de toda la Familia Orionista. Como quiera que sea, se tratará de evitar el uso en contextos oficiales o jurídicos, porque, desde 1903, ese nombre indica sólo a los Hijos de la Divina Providencia.
El uso del término Pequeña Obra de la Divina Providencia, en el sentido de los inicios añade el reclamo de unas relaciones lo más estrechas posibles y orgánicas dentro de la Familia Orionista, como las hubiera querido Don Orione.

LA FINALIDAD ECUMÉNICA PUESTA EN LAS PRIMERAS CONSTITUCIONES ¿ES ORIGINAL DE DON ORIONE?

Todo el mundo sabe que Don Orione puso, desde los inicios de su fundación, el compromiso ecuménico de la unión de las Iglesias separadas entre los fines característicos de su carisma. En el Decreto de aprobación del obispo Igino Bandi del 21 de marzo de 1903 (39) está expresado así: “(…) Ningún deseo es más vivo en el corazón de sus miembros que el de reconducir – cuando Dios lo conceda – a la primitiva unidad de la Iglesia “(eos) qui Jesum Christum Filium Dei Eundemque Salvatorem humani generis agnoscunt et fatentur, sed tamen vagantur ab Eius Sponsa longius” (Enc. Leonis Pp. XIII, De unitate Ecclesiae, 29 Junii 1896) aquellos que conocen y confiesan a Jesucristo Hijo de Dios y Salvador del género humano, aunque estén vagando lejos de Su Esposa”. Propuesta ésta que expuso a Su Santidad León XIII, por la que fue ampliamente alabado y, con la más benévola complacencia, por parte del mismo Sumo Pontífice, fortalecido con su apostólica bendición” (40).
Frente a la presencia de este texto, que es sorprendente si consideramos que estamos en los inicios del siglo XIX, muy a menudo ha surgido la pregunta ¿Cómo le ha venido a Don Orione esta idea? ¿Es suya o tal vez un “altísimo consejo” del Papa León XIII? Esta finalidad ¿está desde los inicios o es algo añadido?
Podemos decir, sobre todo, que el compromiso ecuménico de Don Orione encuentra su presupuesto en la impronta espiritual profunda del Fundador apasionadamente abierto a los vastos horizontes del ”Restaurarlo todo en Cristo”, sensibilísimo a todas las divisiones eclesiales y sociales. La expresión “un corazón sin fronteras porque estaba dilatado de la caridad del Dios mío, Jesús Crucificado” (41), que salió de su pluma en una carta de correspondencia ordinaria, desvela sin duda también la verdadera fuente de su pensamiento y acción “ecuménicos”.
Otro precioso momento revelador de la actitud ecuménica de Don Orione lo encontramos entre sus propósitos-oraciones con ocasión de su ordenación sacerdotal, ocurrida el 13 de abril de 1895, que después expresará así: “Haz que no sea sólo para aquellos que van a la Iglesia y a los sacramentos… viviré de aquel espíritu de apostólica caridad hacia las ovejas descarriadas, que resplandece en todo el Evangelio” (42).
Tales presupuestos espirituales, como es bien sabido, después se desarrollarán en un dinamismo de vida bien concreto en acciones e iniciativas (43).
Sabemos que los primeros documentos de inspiración carismática de Don Orione están fechados entre 1897-1903. Ya en una minuta del 13 de noviembre de 1900, nos topamos, por primera vez, con expresiones que muestran los objetivos también ecuménicos. Leemos: “El fin de esta mínima Compañía del Papa es cumplir la voluntad de Dios (…) adoptando todo tipo de estudio para crecer en nosotros y en los fieles el amor de Dios y del Papa, teniendo como suyo el programa inmediato de actualizar el programa papal completo, en los países católicos; y en los países no católicos ayudar, con obras de caridad cristiana, a las almas a convertirse a nuestra Santa Madre Iglesia Católica, Apostólica y Romana, consagrándose de modo especial a obtener la unión de las Iglesias separadas, ut fiat unum ovile et unus Pastor” (44).
La consagración a la causa de la unión de las Iglesias separadas es la gran novedad de este texto. No tenemos ni noticias, ni indicios sobre la génesis de esta intención ecuménica. Probablemente, ese “consagrarse de modo especial para obtener la unión de las Iglesias separadas” sea un desarrollo del germen carismático de Don Orione que tiene en la unión de la Iglesia en torno al Papa y a sus Pastores, que ha de conseguirse mediante las obras de caridad, su fin específico (45).
Este texto, después de haber sido presentado al Obispo de Tortona, el 8.12.1900, fue posteriormente retocado y enriquecido con nuevas formulaciones, hasta que fue presentado en los “bocetos” de artículos de las Constituciones en la I Reunión de los Hijos de la Divina Providencia, en septiembre de 1901. Vuelve a estar, bien precisa, la intención ecuménica: “Es también propio de nuestro Instituto colaborar en su pequeñez, con las acciones de la Divina Providencia, a conducir las almas y las instituciones humanas a tomar puesto en la Santa Iglesia… del mismo modo (el Instituto) de modo particularísimo consagrando con todo tipo de estudio y sacrificio de caridad a obtener la unión de la iglesias separadas” (46).
Y sólo en este punto de la fase de la formulación del carisma es cuando ocurre el episodio al que Don Orione atribuye un relieve particular y que se podría definir como una “confirmación papal” de la particular directriz ecuménica de su carisma.
A Don Orione, con sólo 30 años, le fue concedida una memorable audiencia del Papa León XIII, el 10 de enero de 1902 (47). Es la primera audiencia y el joven fundador puede exponer al Papa sus sentimientos y sus proyectos. Don Orione mismo cuenta el acontecimiento a su Obispo, Monseñor Bandi. “Para estar tranquilo le he dicho todo lo que sentía respecto al fin y a ciertas dudas que me tenían intranquilo sobre ciertos puntos de las Reglas, y Él lo escuchó todo y me dijo lo que el Señor quiere que se haga, y que le diré a Su Excelencia de viva voz; le presenté la Regla que Él bendijo. Oída la voluntad del Santo Padre y muy feliz y connotadísimo de no haberme equivocado en los criterios constitutivos de la Regla, se la presenté, y la bendijo, y la tocó, me puso más de una vez la mano sobre la cabeza, golpeándola, confortándome; me dijo tantas cosas; también poner en la Regla lo de trabajar por la unión de la Iglesias de Oriente: “este es, me dijo, un altísimo consejo mío” (48).
Encontramos una verificación también en el diario de Mons. Novelli, director del seminario de Tortona, quien refiere el hecho, contado por Don Orione, y añade que el Papa lo dijo“de un modo que parecía profético” (49).
Por tanto, no fue León XIII quien le sugirió en primer lugar a Don Orione desarrollar el aspecto ecuménico de su carisma. Esta finalidad estaba ya expresada y determinada en los borradores de las Constituciones desde noviembre de 1900. Incluso cuando las intenciones de trabajar para “obtener la unión de la Iglesias separadas” no había sido incluida, tal vez por brevedad, en el resumen presentado a León XIII, Don Orione le habría hablado ciertamente de ello para pedirle consejo.
También el texto del Decreto de aprobación de la Congregación, firmado por Mons. Bandi un año después, deja suponer que el fin de la unión de las Iglesias fue primero comunicado por Don Orione y después bendecido por el Papa. De hecho, dice: “Propósito, este último (unión de la Iglesias separadas) que, expuesto a Su Santidad León XIII, fue ampliamente alabado y, con el más benévolo agrado, por parte del mismísimo Sumo Pontífice, confortado por su apostólica bendición”. (50)
Por tanto, cuando pocas semanas antes en su petición de aprobación episcopal Don Orione precisaba que “Por voluntad expresa del S. Padre, es propio de este Instituto colaborar, en su pequeñez, con la obra de la Divina Providencia, fatigarse y sacrificarse en quitar la confusión de los sagrarios, y hacer volver a la plena dependencia y unidad con el Beato Pedro a las iglesias separadas”(51) no pensaba en una ‘iniciativa’ del Papa, sino en la ‘confirmación’ de la finalidad ecuménica de la naciente Congregación.
El pronunciamiento del Papa fue tenido por Don Orione como un hecho extraordinario, “profético”. Incluso si la intervención no hubiese llegado de motu proprio por parte del Papa, pero la presentación de Don Orione, precisa que el Papa, personalmente, confirmó este compromiso ecuménico de la naciente congregación. En cierto modo es una expresión del carisma petrino, para dar un subrayado definitivo al ideal de la unión de los cristianos ya sembrado por el mismo Epíritu en el corazón de Orione.
Nos queda el hecho de que Don Orione nunca más olvidará este “altísimo consejo” y lo considerará como una específica voluntad de Dios para siempre. En enero de 1903, cuando temía por la sobrevivencia misma de la Congregación por la actitud contraria del Obispo, recordando la audiencia de León XIII, escribe a Don Goggi: “Tenemos que sembrar el grano y no amasarlo y nosotros tenemos que ser grano, y sembrarnos por todas partes según el deseo y las palabras del Santo Padre. La Santa Iglesia de Roma es la Madre de todas las Iglesias y la soberana de todas las órdenes religiosas. Ella por boca del S. Padre nos ha aprobado y por la mano del S. Padre nos ha bendecido por tres veces con la más cordial y gran bendición diciéndome el S. Padre que era Su voluntad que fuésemos por todas partes y llevásemos el amor de Dios con nosotros para sembrarlo en el corazón de los pequeños y de los pobres y de los afligidos, y todos los Hijos de la Divina Providencia tuviésemos plena y entera libertad de adentrarnos por esta Obra en la vida de la salud eterna. (…) Y además deseo que todos ustedes de la Divina Providencia y tú, mi querido hermano, sepas que estas cosas ocurrieron el 10 de enero de 1902 a los pies del S. Padre León XIII, y así tú con los otros puedas estar agradecido y sobre todo unido hasta la muerte a la Santa Iglesia Romana” (52).
N O T A S:
———————————————

* Flavio Peloso, orionista, secretario general y postulador de la Pequeña Obra de la Divina Providencia.
1. Carta a Mons. Bandi del 11.2.1903; Lettere I, 15; de este importante texto, conocido como -Plan y programa de la Pequeña Obra de la Divina Providencia, hay varias minutas redactadas; recogidas en Scritti 45, 27 e 30c; 77, 181; 90, 432. Don Orione, después de algunos años desde el inicio, empezó a añadir el adjetivo “Piccola” determinando la denominación definitiva. En un decreto de Mons. Bandi del 4 de octubre de 1908, este adjetivo se repite dieciocho veces (Don Orione e la Piccola Opera della Divina Provvidenza (será citado como DOPO], vol. IV, 715 n. 23) y el 20 de noviembre de 1910 será Don Orione mismo quien se lo sugiere a Pio X – quien estaba extendiendo un decreto con el nombre primitivo de la Congregación – para que poga en su lugar: "la Pequeña Obra"; y se lo confirmaba a Don Sterpi, el 26 de noviembre siguiente: “he sido yo quien (a Pio X) se lo he sugerido la ‘Pequeña Obra’, ecc; y así se llamará”; Scritti, 11, 43.
2. Cuando el 15 de octubre de 1895, Don Orione inició en San Bernardino de Tortona el primer pequeño colegio, lo tituló Pequeña Casa de la Divina Providencia. Ya el 25 de septiembre de 1895, con ocasión de su Jubileo sacerdotal del Obispo Bandi, Don Orione presentaba por primera vez a sus hijos espirituales con su nombre propio Hijos de la Divina Providencia (La Scintilla, 25 de septiembre de 1895). Con el título Obra de la Divina Providencia, el 15 de agosto de 1898, salió el primer número del boletín de la Congregación. También la Virgen expuesta en veneración en los primeros inicios tendrá como título Virgen de la Divina Providencia.
3. Scritti 52, 1-3. Sobre este tema histórico, cfr. Antonio Lanza, Le Costituzioni della Piccola Opera della Divina Provvidenza, “Messaggi di Don Orione” 23(1991) n.76. Entre las biografías de Don Orione publicadas antes de 1980 (Berra, Sparpaglione, Pucci, Barra, Papasogli, Pronzato, ecc.), ninguna habla de la exigencia o del proyecto de una Compañía del Papa. El primer asomo sobre este argumento lo encontramos en Don Orione Beato y la Pequeña Opera, pequeño volumen del cohermano Don Albino Cesaro, que salió en junio de 1981 y luego otro sucesivo de 1984, Don Luigi Orione e la Piccola Opera della Divina Provvidenza. El tema de la “Compañía del Papa” fue sin embargo tratado en Don Orione e la Piccola Opera della Divina Provvidenza (sigla DOPO) II, 475-480. Entre los años 70 y 80, correspondientes al fervor de búsquedas históricas y de reflexión para la introducción del IV voto de fidelidad al Papa en las Constituciones – de hecho ocurrida en el Capítulo de 1981 -, el documento Pro-memoria per la Compagnia del Papa pasa del total olvido precedente a una sobrevaloración, que conllevó alguna precipitación sobre la primitiva denominación y finalidad de nuestra Congregación.
4. Cfr. DOPO II, 598-604. Es sabido que Mons. Bandi quería poner a Don Orione al frente de los Oblatos diocesanos que consideraba como una “institución indispensable en una diócesis vasta y difícil para dar respuesta a sus muchas necesidades como es la nuestra”. Del fallido proyecto se expresó abiertamente con Don Orione: “En relación a los Oblatos hubo un momento en el que parecía que se hubiese encendido tu celo, pero no fue más que un fuego fatuo”, pero después “sin aconsejarte conmigo, sin decirme una palabra, dejaste caer cualquier iniciativa, cada iniciativa a propósito”; Carta del 30.12.1899, ADO, cart. Bandi.
5. Los primeros tres Eremitas (Buscaglia, Cremaschi y Boccaleri) hicieron la vestición sólo el 30 de julio siguiente; cfr. Scritti 36, 45 y La Obra de la Divina Providencia, 6.8.1899, p.4. Las Damas de la Divina Providencia de Turín eran un grupo unido por una idea más que por una formación o proyecto comunes; “¿Quiénes son las Damas de la Divina Providencia? Son una pía Asociación Femenina de almas ardientes de amor por Jesús y por los pobres; ellas se han unido en Sociedad con nuestro superior Don Orione con el fin de poder ayudarlo en las obras de Providencia”; Scritti 86, 258; cfr. Scritti 61, 25-26.
6. Efectivamente, ese texto se presentaba para ese malentendido porque en el documento se recurre por cuatro veces a la palabra “Congregación” para entender la realidad denominada “Compañía del Papa”. Se dice por ejemplo: “A la defensa del Papa, a la inmediata y completa ejecución de su voluntad y de sus deseos surgirá, si así le agrada al Señor, una nueva Congregación: que tiene por título: La Compañía del Papa”; Scritti 52, 1. Se ha de observar además que en estos documentos de los orígenes hay cierta incertidumbre en el vocabulario “canónico” de Don Orione; se recurre a términos tales como “congregación”, “compañía”, “sociedad”, “familia religiosa”, para indicar una misma realidad asociativa.
7. ADO, cart. Bandi. Ésta y los siguientes subrayados son personales. Mons. Bandi comprende que Don Orione ha pasado de una Obra General a una Congregación religiosa masculina, de nombre Obra de la Divina Providencia a Compañía del Papa.
8. La fecha de esta nota autobiográfica (12.II.1900) en alguna ocasión fue interpretada como del 12 de noviembre de 1900, pero no puede ser así, desde el momento en que el 13 de noviembre Don Orione presentará la Compañía del Papa ya sin el IV voto, mientras que se mantiene como algo previsto.
9. Scritti 52, 5.
10. Era Don Luigi Gamaleri, primo de Don Sterpi y secretario de mons. Daffra.
11. Scritti 10, 14.
12. Aquí, evidentemente, no habla de “Familias religiosas” en sentido canónico, porque además de “eremitas, hermanas, curas”, incluye también “colegios y damas”.
13. También por el hecho de que una (Scritti; 81, 88) de las ocho minutas de borrador de las reglas (Scritti, 52,4; 52, 4b; 115,300; Scritti, 52, 4c; 52, 4d; 81,4; 110, 234) aparezca el título “La Compañía del Papa – Los hijos del Papa” no confirma la prionridad de ese nombre. El título “Hijos del Papa” era referido sólo a los miembros de la Compañía y no a toda la Obra de la Divina Providencia.
14. Para una reconstrucción más completa y detallada véase el ya citado estudio de Antonio Lanza, Le Costituzioni della Piccola Opera della Divina Provvidenza; amplia documentación en DOPO, II (1893-1900) y III (1900-1903).
15. Tal vez entró en juego un escaso conocimiento del Derecho Canónico, desde el momento en el que Don Orione no tuvo la ocasión de seguir las lecciones regulares en el seminario, atareado primero como sacristán de la catedral y después con el oratorio y finalmente con el sustento del colegio de San Bernardino. En los años 1893-1895 él era director del colegio y vivía con los muchachos, donde tenía que hacer de todo. Pero tal vez más que defecto de conocimiento, como les ocurrió a otros fundadores, Don Orione experimentó casi el embarazo y la contrariedad de dar forma – es decir limitar – una experiencia carismática interior en erupción, lúcida e indefinible al mismo tiempo. Enseguida además, Don Orione mostró siempre una cierta dificultad en expresar las Reglas: “Yo no sé cómo hacer” (Scritti, 97, 2) escribía humildemente al Padre Semeria, pidiéndole ayuda para preparar el texto de la primeras Constituciones (1904 manuscritas); y las segundas (1929) se las hará escribir completamente por el card. Boggiani (Parola, XI, 64s.).
16. Scritti 110, 149.
17. Scritti 90, 404. Hay también otra minuta, más incompleta, de las mismas Reglas fundamentales, pero con el texto del segundo artículo idéntico en 110, 233. Es de notar cómo Don Orione, en estas minutas alterna los términos “Compañía” (sin explicitar “del Papa”) con “Obra de la Divina Providencia” y también “Sociedad” (como los Jesuitas, Societas Jesu, y los Salesianos, Sociedad de S. Francisco de Sales). Podemos llevar a esta categoría también la minuta ya citada como 81, 88 que tiene por título “La Compañía del Papa – los hijos del Papa”, ese texto tiene repeticiones literales y afinidades fundamentales con la Regla y no con el “Pro-memoria sobre la Compañía del Papa” del 17-18 de junio de 1899. Por los argumentos, no apodícticos, por la fecha entre el año 1897 y 1898, véase A. Lanza, Le Costituzioni della Piccola Opera della Divina Provvidenza, cit., p.9.12
18. Scritti 73, 217.
19. El texto mismo Epistulam ad Eutychem se encuentra citado en el Fragmentum apud Leonem Magnum, Epistola 25 (PL 54, 741): “In omnibus hortamur te, frater honorabilis, ut his, quae a beatissimo Papa romanae civitatis scripta sunt, oboedienter attendas; quondam beatus Petrus, qui in propria sede et vivit et praesidet, praestat quaerentibus Fidei veritatem. Nos enim pro studio pacis er fidei extra consensum romanae civitatis episcopi causas fidei audire non possumus”. Nos gusta notar que este texto viene detrás de los Sermones 2176 y 2177, en los que se habla de la caridad: “Vide, ne desperes homo, remansit tibi unde piissimo satisfacias creditori. Absolvis vis? Ama. Charitas cooperiet multitudinem peccatorum (1 Pt 4, 8). Negationis crimine quid peius? Et tamen Petrus amore solo voluit hoc delere, probante Domino cum dicit: Petre, amas me? (Gv 21, 13). Inter omnia Dei praecepta amor obtinet principatum”.
20. ADO, cart. Bandi; recogido también es este fascículo.
21. Minuta en Scritti 72, 185.
22. Plan y programa…, cit., Lettere I, p.16.
23. Ibidem. Aquel “mediante” aparece innumerables veces cuando se expresa el carisma; y en el Decreto de aprobación firmado por Mons. Bandi el 21.3.1903: “La Obra de la Divina Providencia tiene como fin unir por medio de todas las obras de misericordia… con estrechísimo y dulcísimo vínculo de toda la mente y de todo el corazón al pueblo cristiano con la S. Sede…” (DOPO III, pp.423-425); en el Capítulo I de las Constituciones FDP de 1936, Don Orione indica el fin eclesial-papalino a perseguir “con el apostolado de la caridad entre los pequeños y los pobres, mediante aquellas instituciones y obras de misericordia más aptas…” (Sui passi di Don Orione, p.295-297).
24. “No estamos para los ricos, sino para los pobres. Muy unidos a los obispos, de los que nada queremos sino ser sus trapos, y muy apegados al Papa: somos los jesuitas de los pobres. ¡Jesús nos conceda amarlo mucho en la plena dedicación a su Iglesia!”, Scritti 43, 264; “Finalidad de la Congregación, es ser los Jesuitas del pueblo, de los pobres y especialmente de los muchachos abandonados y más rechazados, y de todos aquellos que tengan necesidad de un padre”, Riunioni 88.
25. Johannes Günther Gerhartz, S.J., “Guardia Giurata” des Papstes: Don Orione un sein Werk en “Insuper promitto...”, Analecta Gregoriana, vol. 153, Roma 1966, pp.273-279.
26. VII Capítulo General de los Hijos de la Divina Providencia, Documenti capitolari. Il nostro carisma, “Atti e comunicazioni della Curia generale” 29 (1975) n.1, p.74-80.
27. En la vida del orionista, la papalinidad se expresa ordinaria y principalmente mediante la acción caritativa hacia los más necesitados. No dejarán de hacer conocer la Palabra del Papa, de difundir su magisterio y su autoridad, pero no consiste sólo en esto la sustancia de nuestro amor: toda nuestra jornada está consagrada a la Iglesia y al Papa propiamente porque está consagrada a los pobres que son los tesoros de la Iglesia; cfr. ibidem, p.79.
28. Hablando de obras de caridad, se debe evitar una reductiva puesta en práctica. Don Orione insistió en el carácter teologal de las obras de caridad: “El Señor nos juzgará según las obras, y según la caridad de las obras, porque también las obras sin la caridad de Dios, que es lo que las da valor ante Él, no valen nada” (Scritti 39, 80). “¡Sin la unión de la caridad y sin caridad no se edifica a Jesucristo ni en nosotros ni en los demás, se hará ruido, se harán obras en las que nos reuniremos, pero para la eternidad, no se edificará nada!” (Scritti 110, 147). “El fin de la Obra y la conquista de la caridad, es meter la caridad en el corazón de los pequeños y de los pobres y de los afligidos de todo mal y dolor por medio de de obras de misericordia. ¡Nuestra vida no quiere ser bullicio, sino vida símple y gozosa y escondida en Dios, y toda inspirada en las necesidades de la Santa Iglesia según los deseos del S. Padre!” (Scritti 94, 160).
29. Era Don Luigi Gamaleri, primo de Don Sterpi y secretario de Mons. Daffra.
30. Carta a Don Sterpi del 20 de noviembre de 1900, Scritti 10, 14.
31. Plan y programa…, cit., Lettere I, 18. Se ha de recordar que en 1903, los Hijos de la Divina Providencia eran sólo 5 sacerdotes (Luigi Orione, Lorenzo Piana, Roberto Risi, Carlo Sterpi y Gaspare Goggi, ordenado el 6 de septiembre), 3 clérigos (Silvio Ferretti, Felice Taverna, Giuseppe Zanocchi), 4 eremitas (Fra Basilio Bibanel, Fra Colombano Buscaglia, Fra Romualdo Capettini, Fra Igino Nascimbene). El año anterior 9 clérigos habían sido devueltos al seminario por autoridad del Obispo; al año siguiente la congregación ya contaba con 8 sacerdotes, 13 clérigos y 6 eremitas. Las casas de aquella “Pequeña Obra” eran 8: los colegios-residenciales Santa Chiara de Tortona, San Romolo de Sanremo y San Fogliano de Turín; ls colonias agrícolas de Mornico (PV), Noto (SR), la Petrara de Bagnoregio (VT), San Giuseppe en la Balduina y Santa María en Roma.
32. En las Primeras Constituciones manuscritas de 1904, en el n.7, se dice que esos laicos “se tuviesen como Hijos adoptivos… y se llamasen Adscritos al Instituto, es decir Terciarios”.
33. Don Orione presentó varias veces a las Pequeñas Hermanas Misioneras de la Caridad como “nuestras hermanas”, “parte” y “rama” evidentemente no de los Hijos de la Divina Providencia sino de la Pequeña Obra de la Divina Providencia. Algunos ejemplos. El 12 de enero de 1912, manifiesta a Don Alessandro Barbieri la intención de fundar a las Hermanas: “La Pequeña Obra de la Divina Providencia, que te acogió de muchacho, tiene mucha, mucha necesidad de brazos (…). Si le agrada al Señor, tal vez inicie una rama para las hermanas y ¡quien sabe si tu hermana no pueda ser una de las primeras piedras!” (Scritti 35, 262). En 1922, presenta al Obispo Silverio Pimenta el proyecto de dar “humilde inicio a dos ramas de la Congregación de la Divina Providencia. Esta Pequeña Congregación se reparte en varias ramas pero no se divide, porque tiene unidad de espíritu en la caridad del Señor, tiene unidad de regla, tiene unidad de gobierno. (…) Estas ramas religiosas tendrían ambas votos simples (…) alimentándose del espíritu y de la vida de la ya existente Congregación de la Divina Providencia, como ramas de una misma planta, por ella moderados y dependientes en la dirección y en el desarrollo, y a ella fuertemente agarrados y siempre unidos” (Scritti 51, 122-123). El 27 de marzo de 1927, escribe a Sor María Sebastiana, “Envío con la bendición de Dios a Sor María Pascua y a Sor Maria Cornelia con tres jóvenes aspirantes. Ellas vienen a esa casa que quiero que sea consagrada a la Virgen de la Guarda, para iniciar una rama de la Pequeña Obra de la Divina Providencia en honor de Nuestra Señora de la Guardia” (Scritti 39, 92). En una reunión del 13 de julio de 1933, después de haber dado buenas noticias de las Hermanas en Argentina, concluye: “Son cosas que nos tienen que causar mucho placer, porque las Hermanas son una rama de la Obra” (Riunioni p.128). En una “Memoria sobre la Pequeña Obra de la Divina Providencia”, muy formal y detallada de diciembre de 1937, escribe: “En estas casas… trabajan las humildes Hermanas Misioneras de la Caridad, rama iniciada el 29 de Junio de 1915” (Scritti 117, 166). En la misma famosa carta del 3 de agosto de 1920, escrita sobre todo para afirmar la distinción de los Hijos de la Divina Providencia, Don Orione escribe que “nuestras hermanas” son “de nuestra misma institución”; Lettere I, 199-215.
34. Así el 7 de diciembre de 1934, Scritti 41, 157. Varias veces define al matrimonio Beaud “ambos de la Divina Providencia” (40, 162; 41, 166 e 168); se arriesga a decir que la Congregación “es tan mía como de ellos” (41, 175-176) y los considera “parte integrante de nuestra querida Congregación” (41, 177); varias veces en la dirección, junto a sus nombres, añade simplemente la sigla “O.D.P.” (cfr. cartas en 41, 69, 171, 172, 174, 183). Evidentemente se trata de un lenguaje afectivo y espiritual, no jurídico, pero indica la visión y la actitud práctica de Don Orione.
35. Cfr. Constituciones manuscritas de 1904, n.7; Constituciones publicadas de 1912, n.11.
36. Cfr. X Capítulo General de los Hijos de la Divina Providencia (1992), moción 11, p.108; cfr. n.118, p.85; VIII Capítulo General de las Pequeñas Hermanas Misioneras de la Caridad (1993), moción 11, p.87.
37. Don Orione, en los inicios, pensaba en realizar tal coordinación – además, él hablaba de unidad orgánica – mediante el rol de la “Compañía del Papa”. Posteriormente no advierte ya la necesidad porque los Hijos de la Divina Providencia (sacerdotes, hermanos, eremitas coadjutores, y otros laicos adscritos) estaban ya unidos entre ellos constitucionalmente. También cuando fundó las Pequeñas Hermanas Misioneras de la Caridad, la coordinación no se vio necesaria porque – mientras viviese él – bastaba su presencia como fundador para dar unidad a los dos troncos religiosos, masculino y femenino, crecidos del único tronco carismático. Algún problema surgió sin embargo después de la muerte, cuando las Pequeñas Hermanas Misioneras de la Caridad empezaron a caminar con autonomía respecto a la rama masculina, tal y como el Derecho canónico reconocía. Las crónicas y documentos de archivo nos dicen que no faltaron algunas tensiones en esta fase de disgregación. Por otra parte, y contemporáneamente, tanto entre los Hijos de la Divina Providencia como entre las Pequeñas Hermanas Misioneras de la Caridad estaba viva la conciencia y el deseo de una unidad que el Fundador mismo quiso no sólo por motivos operativos sino también por fidelidad a un mismo carisma (Crf. F. Peloso, Nuestro puesto en la Iglesia para “instaurarlo todo en Cristo”. Apuntes de reflexión sobre la fidelidad al carisma orionista en Atti dell’VIII Capitolo generale delle Piccole Suore Missionarie della Carità, Roma 1993, p.23-36.). En tiempos recientes, superadas por ambas congregaciones las motivaciones y aspectos polémicos, ha habido un nuevo empuje hacia una mayor unidad de la familia orionista, vista más como reciprocidad del don que como disciplina. Más como oportunidad apostólica que como pretensión jurídica. Se eligieron otras formas de coordinación estable, tales como encuentros entre los consejos generales, provinciales, locales, secretariados intercongregacionales, colaboraciones caritativas y misioneras y otros. Otro empuje posterior a pensar y actuar como Familia Orionista llegó con la presencia de los laicos del Movimiento Laical Orionista que no se identifica con una Congregación o la otra sino con el carisma de la Familia Orionista en cuanto tal.

38. Precisamente en el contexto de la elaboración de la Carta de comunión del Movimiento Laical Orionista se propuso la cuestión de la conveniencia o no de usar Pequeña Obra de la Divina Providencia en sentido colectivo, tal y como se introdujo en el texto final (publicado en 2002). A cargo de, cfr. F. Peloso – J. Silanes, “Pequeña Obra de la Divina Providencia” posible nombre de la Familia Orionista, “Don Orione oggi”, 2002, n.11, pp.26-27.
39. “El primer Decreto diocesano de aprobación del instituto fue obra del Cardenal Perosi”, lo refiere Don Orione (Scritti 74, 215), pero era sabido por todos que el texto fue sustancialmente redactado por Don Gaspare Goggi y revisado por Don Orione, como resulta viendo los originales de archivo.
40. Texto en latín con traducción italiana.
41. Carta a Davide Sasso de septiembre de 1898; Scritti 102, 32.
42. Nel nome, 73.
43. Cfr F. Peloso, Don Orione, "un vero spirito ecumenico", Ed Dehoniane, Roma, 1997.
44. Scritti 52, 4.
45. A cargo de: F. Peloso, Ecumenismo: un raggio dell’Instaurare omnia in Christo. L’impegno ecumenico nei testi di Don Orione del periodo di prima formulazione carismatica, “Atti e comunicazioni della Curia generale della Piccola Opera della Divina Provvidenza”, 51(1997), p.49-66.
46. Scritti 10, 3.
47. Cfr. DOPO III, 317-335.
48. Minuta; Scritti 72, 187; cfr. 70,172; 41,12; DOPO III, 327.
49. ADO, Diario Novelli.
50. El texto completo del Decreto se ha reproducido aquí.
51. Plan y programa… cit., Lettere I, 16.
52. Carta del 17 de enero de 1903, Scritti 68, 5.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: