PadreTeo


Nada necesitamos más que la Pascua

Posted in Actualidad,Espiritualidad,Pastoral por padreteo en 6 abril, 2015
Tags: , , ,

Una meditación pascual para la vida

el-vive “Así como en primavera los rayos del sol hacen brotar y abrir las yemas en las ramas de los árboles, así también la irradiación que surge de la resurrección de Cristo da fuerza y significado a toda esperanza humana, a toda expectativa, deseo, proyecto”.

Son palabras del Papa Benedicto XVI en su mensaje urbi et orbi para la Pascua 2011, una Pascua marcada, una vez más, por el dolor en tantos lugares del mundo –Japón, Costa de Marfil, Libia, los inmigrantes subsaharianos, los cristianos perseguidos, el siempre convulso Oriente Medio-, por la crisis económica que no cesa y nos lega el terrible rastro del paro –en España, por ejemplo, cerca de cinco millones de personas paradas- amén de la injusticia letal de mil millones de personas que sufren y mueren de hambre.

El por qué y el para qué de la Pascua

Y el Papa, ante el gozo y el júbilo de la Pascua y ante las sombras de tanto dolor, pecado e injusticia en el mundo, ha recordado que «en tu resurrección, Señor, se alegren los cielos y la tierra». A esta invitación de alabanza que sube hoy del corazón de la Iglesia, los «cielos» responden al completo: La multitud de los ángeles, de los santos y beatos se suman unánimes a nuestro júbilo. En el cielo, todo es paz y regocijo. Pero en la tierra, lamentablemente, no es así. Aquí, en nuestro mundo, el aleluya pascual contrasta todavía con los lamentos y el clamor que provienen de tantas situaciones dolorosas: miseria, hambre, enfermedades, guerras, violencias. Y, sin embargo, Cristo ha muerto y resucitado precisamente por esto. Ha muerto a causa de nuestros pecados de hoy, y ha resucitado también para redimir nuestra historia de hoy. Por eso, mi mensaje quiere llegar a todos y, como anuncio profético, especialmente a los pueblos y las comunidades que están sufriendo un tiempo de pasión, para que Cristo resucitado les abra el camino de la libertad, la justicia y la paz”.

Si, esta es la gran verdad, la gran belleza y la gran esperanza de la Pascua: Cristo ha muerto y ha resucitado precisamente porque hay miseria, hambre, enfermedades, guerra, violencias, odio, lejanía de Dios, apostasía y blasfemia de su santo nombre. Su resurrección no es una quimera, una ilusión, un sentimiento místico, un deseo, una imagen, un símbolo, una especulación. Su resurrección es un hecho histórico, verdadero, real. Es el hecho de los hechos. Es la verdad de las verdades. Es la esperanza contra toda y contra tantas esperanzas. Es la luz de mundo, “una luz diferente, divina, que ha roto las tinieblas de la muerte y ha traído al mundo el esplendor de Dios, el esplendor de la Verdad y del Bien”.

Tanto como necesitamos

¿Qué es, entonces, lo que más necesita nuestro mundo? ¿Qué es entonces lo más preciso para la humanidad presente y para la humanidad de todos los tiempos? ¿Qué es lo que más necesitamos y, en el fondo –tantas veces sin saberlo- anhelamos todos los seres humanos? Una verdadera y continua primavera. La Pascua es la primavera de la humanidad. Pero ¿tiene algo que ver la Pascua con nuestros dolores, con nuestras urgencias, con nuestras necesidades, con nuestros deseos, sueños y anhelos?

Nuestro mundo necesita combatir el hambre y la injusticia, repartir bien la riqueza, distribuir con equidad los recursos más que suficientes de que disponemos, pero que, sin embargo, no llegan, no mucho menos, a todos ni a casi todos.

Nuestro mundo necesita encontrar la forma para superar la tan supurante y prolongada crisis económica, que nos atenaza, entristece y empobrece.

Nuestro mundo, quizás sin darse cuenta de ello o sin querer darse cuenta, demanda tomar conciencia de cuáles han sido y siguen siendo las verdaderas causas de esta estrangulante crisis económica  y descubrir que ha sido y es el culto idolátrico y egocéntrico al becerro de oro del dinero el que la ha ocasionado, haciendo, pues, de la crisis una oportunidad para no volver a transitar estos caminos suicidas.

Nuestro mundo urge recuperar y ahondar en la verdad de valores fundamentales como el esfuerzo, la disciplina, la lealtad, la fidelidad, la amistad, la fraternidad, el respeto, la tolerancia, la honradez, la sinceridad, la solidaridad.

Nuestro mundo ha de darse cuenta de que toda vida humana y de que la vida entera de todas las personas es sagrada y de que no existe la vida indolora, la vida solo para los útiles, los bellos, los productivos, los que cuentan y valen más tejas abajo.

Nuestro mundo ha de promover el respeto, la tutela, la defensa y la promoción de todos los derechos humanos, empezando –como ya queda dicho- por el derecho a la vida desde su concepción hasta su ocaso. Y entre esos derechos fundamentales, ha de velar y comprometer por el derecho a la libertad religiosa, tan vulnerado y preterido.

Nuestro mundo ha de seguir empeñado y comprometido con el desarrollo técnico, científico, médico, sanitario para curar más enfermedades, sanar mejor las heridas, prolongar la vida, buscando una mayor calidad de vida… Sí.

Nuestro mundo ha de investigar e invertir en la prevención de los riesgos laborales, en instrumentos  y sistemas que nos alerten y prevengan ante terremotos, tsunamis, mareas y demás desgracias naturales.

La Pascua es la clave

Sí, sí, sí. Todo ello es necesario. Todo ello merece todos los esfuerzos, todos los afanes y todos los compromisos. Pero todo ello para ser verdadero y definitivo ha de nacer de la Pascua, ha de brotar del costado abierto por la lanza y herido por nuestro amor de Jesucristo crucificado y resucitado. Es nuestra vida, nuestra alegría, nuestra paz, nuestra justicia, nuestro valor supremo, nuestra plenitud, nuestra plenitud. Él es nuestro futuro, ya presente.

“Él –afirmó también el Papa Benedicto XVI en su extraordinario mensaje urbi et orbi para la Pascua 2011-  está con nosotros hasta el fin de los tiempos. Vayamos tras Él en este mundo lacerado, cantando el Aleluya. En nuestro corazón hay alegría y dolor; en nuestro rostro, sonrisas y lágrimas. Así es nuestra realidad terrena. Pero Cristo ha resucitado, está vivo y camina con nosotros. Por eso cantamos y caminamos, con la mirada puesta en el Cielo, fieles a nuestro compromiso en este mundo”.

Y es que nada necesitamos más que la Pascua. La Pascua no nos aleja del llanto del hermano, ni del dolor propio, ni del esfuerzo por el bien, la bondad, la verdad, la justicia y la belleza. Todo lo contrario: la Pascua nos pone en camino hace estas realidades. Porque la Pascua nos sitúa más y mejor en la realidad. No nos hace personas ausentes, lejanas, desencarnadas, espiritualistas. Nos hace personas cabales, realistas, conscientes de que Él, sí, lo hace todo nuevo y mejor y que, a su vez, a nosotros nos encomienda proseguir esta tarea.

La Pascua es la gran solidaridad. La Pascua es la brújula. La Pascua es la clave. La Pascua es la llave. La Pascua es la esperanza. Nada necesitamos más que la Pascua. Y por ello nada necesitamos más que volver a Dios, al Dios de Jesucristo, al Dios de la Pascua, al  Dios que se prolonga en la Iglesia.

La Pascua no es enemiga del progreso, del bienestar, del desarrollo. Es su motor. La Pascua no llama al conformismo, sino al esfuerzo y al compromiso. La Pascua no nos deja ya instalados, precipitada y anticipadamente, en el cielo, sino que no pone en camino hacia él. Cambia nuestros valores, sí. Nos hace mirar hacia los bienes de allá arriba, pero para iluminar y sanar a los valores de acá abajo.

El afán de cada, anticipo y prenda de la Pascua

“Solo en el afán de cada día –escribió el gran teólogo contemporáneo Kart Rahner- se vislumbra el rostro de la eternidad”. Y a al afán de cada día nos convoca la Pascua. En él, el afán, en el quehacer, en la búsqueda, en el esfuerzo de cada día está ya en prensa y en semilla la Pascua.

Repitamos otro fragmento del mensaje urbi et orbi de Benedicto XVI: “Aquí, en nuestro mundo, el aleluya pascual contrasta todavía con los lamentos y el clamor que provienen de tantas situaciones dolorosas: miseria, hambre, enfermedades, guerras, violencias. Y, sin embargo, Cristo ha muerto y resucitado precisamente por esto. Ha muerto a causa de nuestros pecados de hoy, y ha resucitado también para redimir nuestra historia de hoy”.

Y por eso la Pascua ha de llegar, “quiere llegar a todos y, como anuncio profético, especialmente a los pueblos y las comunidades que están sufriendo un tiempo de pasión, para que Cristo resucitado les abra el camino de la libertad, la justicia y la paz”.

¿Por qué entonces seguimos alejándonos del Dios de la Pascua, de la Iglesia que sirve la Pascua? ¿Por qué entonces seguimos pensando, en la teoría o en la práctica, que nosotros solos nos las valemos para arreglar nuestros problemas? ¿Por qué entonces nuestro corazón no vibra con la Pascua, por qué entonces tantas veces no somos el Pueblo de la Pascua? Nada, absolutamente nada, necesitamos más que la Pascua. Nada, absolutamente nada, necesitamos que a Cristo y a este crucificado y resucitado. Es nuestra Pascua, nuestro gozo, nuestra esperanza para siempre. Amén

( Jesús de las Heras en www.revistaecclesia.com )

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: