PadreTeo


El minero millonario

Posted in Actualidad,Política por padreteo en 12 octubre, 2014

Fdez VillaImagina, si puedes, si quieres, si después de convivir con tu impresentable secreto quién sabe durante cuantos años te resta un ápice de empatía real hacia el prójimo, la cara de gilipollas que se nos queda a todos después de saber lo de tu millón y pico de dinero negro lavado en la amnistía fiscal de Montoro.

Imagina la cara de los que militaron durante décadas en el sindicato minero del que eras cabeza visible, los que cantaron a coro contigo La Internacional, los que te escucharon dar consignas, gritos y demás contra el capital opresor y a favor de los trabajadores oprimidos. Los que te creían cuando te anudabas el pañuelo rojo al cuello, cuando te ponías la camiseta roja, cuando los mirabas desde debajo de banderas también rojas, en un alarde de rojez total que, aparte de todas las modalidades textiles, desplegaste en pegatinas, pancartas, carteles; despertando en ellos el entusiasmo (la ilusión, el espejismo, la vil mentira) de que tenían un líder que se partía el pecho por ellos contra el enemigo y que anteponía sus derechos a todo lo demás.

Imagina la cara de todos los contribuyentes que sin parapetarse en banderas ni camisetas ni pañuelos rojos se pasaron por caja religiosamente año tras año, pagando unos impuestos que incluso estaban por encima de su capacidad económica: presumir que puede contribuir quien arrastra una hipoteca desproporcionada a sus ingresos, quien sólo percibe sueldo a ratos o quien acampa en las inmediaciones del salario mínimo, acaso sea mucho presumir. Pero no por eso quienes en tal circunstancia se hallan se ven exentos de aflojar la mosca, de sufrir retenciones o de encontrarse con el cargo correspondiente en todas y cada una de sus facturas, que apoquinan sin rechistar.

Imagina a todos los trabajadores públicos, no sólo a los que cotizan a tu sindicato, que veían en ti un defensor del estado de bienestar y de la necesidad de mantener unas instituciones públicas fuertes que sirvieran de contrapeso a los intereses particulares, a la especulación puramente financiera, a la voracidad empresarial. Sí, si uno repasa tus discursos, eras muy partidario; pero el examen de tu situación tributaria, tan inoportunamente aflorada en este epílogo de tu vida, demuestra que lo eras con la maravillosa facilidad con que se defiende algo que va a expensas de otro, algo cuyo logro depende de un sacrificio que se espera de los demás y que a uno no va a alcanzarle.

Imagina a todos los trabajadores que han confiado su defensa a gente como tú, en la esperanza de que haya alguien que les sostenga el pulso a sus empleadores, en quienes anida la natural propensión a regatearles los derechos, que para ellos son costes y mermas del beneficio después de impuestos. Imagina las sospechas que se abren paso en su mente, cuando el que asumía ese apostolado, ese servicio en apariencia penoso, se las ha arreglado simultáneamente para amasar una suma que sobrepasa la ganancia acumulada en muchas vidas de trabajo. ¿De dónde salió, quién lo puso, a cambio de qué? Seguramente tendrás ya una historia, pero afínala bien. No sólo porque ya van unas cuantas patrañas patrimoniales y la gente ha empezado a cabrearse con ellas, sino porque en alguien como tú, esto huele todavía peor que en un banquero o un Molt Honorable.

Imagina, en fin, la cara que se le pone a uno cualquiera de esos contra los que arremetiste en huelgas y manifestaciones, uno cualquiera de los que tuvieron que tirar de escudo para protegerse de proyectiles o soportar que se los llamara perros y cosas aún peores en movilizaciones por ti impulsadas. Hay alguna foto en la que se te ve encarándote con uno y aullándole a un palmo. Quién le iba a decir que a la vuelta de los años descubriría que estaba soportando los berridos de un millonario. (Lorenzo Silva en El Mundo)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: