PadreTeo


Pobreza y aborto en España, cifras de escándalo

Posted in Actualidad,Pastoral por padreteo en 28 diciembre, 2011
Tags: , , ,

Las estadísticas en España sobre pobreza y aborto son inadmisibles – editorial Ecclesia – miércoles, 28 de diciembre de 2011

AbortoNo por más dicho y repetido la realidad no puede resultar en Europa y singularmente en España más evidente y hasta sombría: 2011 concluye como el peor de los años de las últimas décadas en parámetros económicos -y con el consiguiente lastre del drama del desempleo con casi cinco millones de personas paradas- y las perspectivas para 2012 no son tampoco nada halagüeñas, al menos, en principio.

Según un reciente informe del Instituto Nacional de Estadística (INE), somos cada vez más pobres y estamos cada vez más endeudados: en España, el 21,8% de los hogares españoles se encuentra por debajo del umbral de riesgo de pobreza. Es decir, tiene menos de 627 euros por persona al mes para subsistir. El año pasado, este porcentaje se situó en el 20,7%; y en 2009, en el 19,5%. Por otro lado y acentuando aún más la situación, el 26% de los hogares llega a fin de mes a duras penas. El 6% tiene retrasos en los pagos del alquiler, el gas o la electricidad. Y cuatro de cada 10 familias no puede permitirse salir de vacaciones al menos una semana al año, cifra es similar a la registrada en 2010 y 2009 y es 5,3 puntos superior a 2008.

En medio de esta grave crisis, también instancias oficiales españolas, en este caso el Ministerio de Sanidad, han hecho públicas las estadísticas del número de abortos practicados en España en 2010, año en cuyo mes de julio entró en vigor la actual y tan inicua ley del aborto en la práctica libre. 113.131 abortos se produjeron el año pasado en nuestra nación, un 1,3% más que en 2009. Para tomar conciencia siquiera de la magnitud de la citada y nauseabunda cifra del número de abortos baste saber, por ejemplo, que ésta significa que en España se evitó el nacimiento –se aniquiló, se cercenó, se mató la vida inocente- de un total de personas similar a una capital española de tamaño medio o al total provincial de algunas de nuestras provincias de menor población.

Y tanto, pues, una estadística como la otra no pueden dejarnos indiferentes. Con motivo de las presentes fiestas navideñas, la práctica totalidad de los obispos españoles han escrito y emitido mensajes llamando, urgiendo a la solidaridad. No han faltado incluso testimonios de prelados y presbíteros que han renunciado a su paga extraordinaria o han derivado alguna cantidad de la misma a favor de los necesitados a través de las distintas instituciones eclesiales que socorren a los pobres y a los parados.

 

La CEE (ver ECCLESIA,número 3.599) ha destinado a las Cáritas diocesanas cuatro millones de euros, a sumar a las importante cantidad ya entregadas al efecto y para el mismo fin en los tres años precedentes. Evidentemente, de la crisis no se va a salir solo a través de la caridad. Pero sin ella saldremos peor y, sobre todo, no habremos aprendido parte importante de su oportunidad y de su lección.

En lo que hace referencia al aborto, conocida es la postura de la Iglesia desde que la Iglesia es. El aborto es siempre un mal inmenso, es una perversidad, es un crimen abominable. Y como nos recuerdan la ley de Dios, la ley natural y el magisterio eclesiástico, jamás se puede legitimar el quitar la vida a un inocente, aunque todavía –como el caso de aborto- no haya nacido. Más aún, el realizar sobre una persona indefensa, la práctica del aborto es éticamente más deleznable todavía. En concreto, la ley de aborto en España de 1985 fue mala e inmoral. Sí, pero la vigente de 2010, lo es todavía más. Y no ni habrá ley buena que permita esta acción.

Ambas realidades –los efectos de la crisis económica y sus consecuencias en la pobreza y el paro y los efectos de la crisis moral y sus derivadas en las políticas abortistas- son algunos de los escenarios más crudos a los que deben hacer frente el nuevo Gobierno de España, presidido por Mariano Rajoy. La Iglesia llama siempre a la oración y la corresponsabilidad de la comunidad cristiana con los Gobiernos legítima y democráticamente constituidos. Y así ha de ser también ahora, no solo para que acierten en sus medidas económicas, sociales y laborales, sino también para que promuevan la verdad íntegra de la persona y de la vida desde su concepción hasta su ocaso natural.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: